Atraco a las tres en un bar de La Felguera

Los asaltantes rompen la puerta de cristal a las 3.47 horas.

Los ladrones se llevan la recaudación de la máquina tragaperras en dos minutos | La cámara de seguridad de la cafetería Nagasaki capta el asalto de dos encapuchados que entraron tras romper la puerta con una alcantarilla

A. FUENTE LA FELGUERA.

No ha sido el robo del siglo en La Felguera; los autores no iban vestidos con ropas caras ni el plan fue diseñado sin dejar al margen el más mínimo detalle. No obstante, sí que fue todo un éxito -para las pretensiones de los dos asaltantes- y el golpe fue ejecutado con una precisión quirúrgica. Ocurrió en la pasada madrugada en el barrio de La Pomar en La Felguera. La cámara de seguridad del exterior de la cafetería Nagasaki -en la avenida de la Reguera- captó toda la secuencia del robo que apenas dura dos minutos.

El reloj de la imagen sitúa el asalto a las 3.47 horas de la madrugada del domingo al lunes. En el vídeo se ve cómo dos varones se acercan a la puerta de la cafetería; llevan cubiertos sus rostros porque, seguramente, son conocedores que están siendo grabados. Uno de ellos porta en la mano la tapa de una alcantarilla. Con ella, sin pensarlo dos veces, hacen añicos la puerta de cristal del establecimiento. Al poco tiempo, uno de ellos se asoma para comprobar que el camino de huida se encuentra despejado.

Lo que sucedió en el interior lo cuenta el propietario de la cafetería, Pedro Velasco. «Fueron directamente a la máquina tragaperras; la golpearon y la destrozaron hasta que se pudieron hacer con la caja del dinero». No se molestaron en intentar abrirla; saben que es tarea complicada y que llevaría más tiempo, lo que les podría dejar al descubierto y con las manos en la masa si alguien pasa por ahí.

Al poco tiempo, se los ve a ambos salir de la cafetería con el botín y huir del lugar. «Actuaron con una gran rapidez y precisión; sabían dónde tenían que ir y el lugar en el que se encontraba lo que estaban buscando. Y, en las imágenes, se aprecia que actúan con un plan porque ya acuden con la cara cubierta». De hecho, continúa Pedro Velasco, cree que son los mismo ladrones quienes entraron de similar manera -también llevándose la caja de la máquina tragaperras- el pasado mes de julio.

«Algo de vigilancia»

Velasco cuenta que lleva unos cuarenta años al frente de la cafetería Nagasaki. «En todo este tipo ya me han entrado a robar en varias ocasiones». En este caso, se llevaron la máquina tragaperras cuya gestión corre a cargo de una empresa especializada. «Por eso, desconozco la cuantía de lo que podría tener». No obstante, sí que señala que los ladrones «saben a la perfección a qué hora actuar y qué día». Y es que, destaca, los asaltos que se producen en otros negocios de la zona suelen ser entre las tres y las cuatro y media de la madrugada. «Casi siempre los lunes, que es cuando queda la recaudación del fin de semana hasta el lunes que abren los bancos».

No hace falta una presencia constante de la policía, dice, «pero solo con que se dejasen ver de vez en cuando se acabaría con los robos».

Fotos

Vídeos