El Ayuntamiento y los vecinos de Veneros luchan para controlar una plaga de pulgas

Una de las vecinas protege el exterior de su casa. / ROMÁN
Una de las vecinas protege el exterior de su casa. / ROMÁN
Caso

Una empresa privada y los particulares fumigan los espacios del pueblo casín donde están localizados los insectos

M. VARELA VENEROS.

Y con el verano llegaron las pulgas. La localidad casina de Veneros lleva más de un mes luchando por exterminar una plaga de pulgas que llegó al principio de la época estival. El esfuerzo de los vecinos no fue suficiente y ayer el Ayuntamiento tomó medidas y fumigó varias partes del pueblo para terminar con la molesta presencia.

Una empresa privada fue contratada para actuar en, al menos, dos gallineros y una cuadra, cercanos a las casas y donde se especula que podría estar el origen de las pulgas. Otros hablan de un invierno muy seco y/o de la presencia de perros sin desparasitar. El Consistorio ha invertido 500 euros para que sus vecinos y visitantes puedan terminar el verano con normalidad. En unos días, se verán los resultados de estos esfuerzos.

Los vecinos continúan protegiendo sus viviendas con distintos productos, ya que muchos han sufrido picaduras. «Llegó un momento en que levantabas o tropezabas con una piedra y veías como saltaban las pulgas. Era increíble», comentaba un vecino. Además un grupo de montañeros y unos visitantes franceses también sufrieron múltiples picaduras, por lo que tuvieron que abandonar el pueblo ante la persistencia de las pulgas.

Temas

Caso

Fotos

Vídeos