Barbao y el resto de ediles del PSOE renuncian a su acta en Morcín

El ya exconcejal socialista Jesús Álvarez Barbao, junto con Rosana Fernández. Detrás, Fernando Alonso y Xuan García tras presentar la renuncia en el Ayuntamiento de Morcín. / JUAN CARLOS ROMÁN
El ya exconcejal socialista Jesús Álvarez Barbao, junto con Rosana Fernández. Detrás, Fernando Alonso y Xuan García tras presentar la renuncia en el Ayuntamiento de Morcín. / JUAN CARLOS ROMÁN

Alegan «diferencias irreconciliables» con la nueva dirección local del PSOE tras el fracaso en lograr una lista de consenso

A. FUENTE / D. FERNÁNDEZ SANTA EULALIA.

«Diferencias irreconciliables con la nueva dirección del PSOE de Morcín». Es el motivo alegado por los cuatro concejales socialistas en el Ayuntamiento que presentaron ayer, poco después de la una de la tarde, su dimisión al cargo y la correspondientes renuncia al acta de ediles en el registro municipal. Se trata del que fue alcalde del concejo en los últimos trece años -hasta la moción de censura de Maximino García, 'Mino' (IU), el pasado mayo-, Jesús Álvarez Barbao. Junto a él dejan el Consistorio quien fue teniente de la Alcaldía, Fernando Alonso, y los ya exediles Rosana Fernández y Xuan García Vijande. «Renunciamos por coherencia, para que la nueva secretaría general pueda desarrollar su propia gestión en lo que resta de mandato», explicaba Barbao.

El exalcalde no se escondió de sus razones desde el primer momento; «No voy a ocultar que hay tensiones internas en la agrupación». Éstas, continuaba, se generaron con la preparación del congreso local celebrado el pasado 24 de noviembre. «Nuestra intención fue configurar una lista de consenso, para dar cabida a todos, pero no fue posible», indicó. Esta postura se entiende como un «aislamiento» de los ediles respecto a la formación.

¿Es el nuevo secretario general municipal afín a la dirección de la FSA, a Adrián Barbón? «Sí, pero no me gusta hablar de familias dentro de mi partido. De hecho, conmigo (lo tenía al lado tras presentar la renuncia) se encuentra Fernando Alonso, que hizo campaña por Pedro Sánchez y Adrián Barbón en Asturias. Se trata de un problema municipal».

Los ediles afirman que se han vivido situaciones, después del congreso municipal, «que han generado malestar en el grupo municipal hasta tener que decidir ya nuestra renuncia». Álvarez Barbao hablaba de «poco compañerismo» y de otros problemas que han tensionado la relación interna. «¿Problemas personales? En absoluto», dijo contundentemente el exregidor. Los ya exconcejales no tienen intención de abandonar la militancia en el seno del partido. «Y tampoco espero medidas disciplinarias, hay discrepancias y ya está».

Trabajando en el relevo

Sobre si el PSOE saldrá indemne de esta crisis, el secretario general socialista, Víctor Martínez, sostiene que «el daño ya está hecho». Afiliado al partido «desde hace tiempo», minero jubilado y compañero de trabajo de Barbao en el Pozo Monsacro -«ni el fútbol ni la política me harán enfadarme con nadie»-, el responsable de la agrupación morciniega criticó que los cuatro «hablan de responsabilidad, pero no la ejercen. Entiendo a Jesús, han sido trece años al frente de la Alcaldía que ha perdido frente una moción de censura. Todo eso desgasta. No es agradable para nadie. Pero no comprendo la del resto. Puede hacer diferencias, pero se podían haber ido del Ayuntamiento uno por uno, sin hacer ruido ni dañar a la formación».

Sobre la formación de grupos internos en función de las distintas corrientes políticas, Martínez dijo «que yo solo soy de una formación, del PSOE, y creo que todos tenemos que arrimar el hombro y trabajar en una misma dirección».

Preguntado por la cubrición de vacantes, dijo: «Creemos que no habrá mayor problema y en eso estamos trabajando». Martínez no dio, por el momento, nombres, pero asegura que la lisa electoral estaba conformada por once personas y tres suplentes, por lo que, en principio, habría relevo para agotar el mandato.

Barbao sufrió un duro golpe al perder la Alcaldía en mayo. Intentó frenar la iniciativa política lanzada por el histórico dirigente de CC OO Maximino García para ocupar el cargo. El socialista ya había anunciado que éste iba a ser su último mandato en política. A pesar de ello, argumentó motivos de ambición personal del dirigente de IU y criticó a las formaciones que apoyaron la medida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos