Una boda que vale mil kilómetros

Consuelo Montes y Jesús Kiercheben, dirigiéndose a la iglesia. / PARDO
Consuelo Montes y Jesús Kiercheben, dirigiéndose a la iglesia. / PARDO

Consuelo Montes y Jesús Kiercheben, vecinos de Barcelona, reivindican la cultura asturiana en Nembra por sus cuarenta años de matrimonio

A. FUENTE NEMBRA (ALLER).

«No somos conscientes de la importancia de nuestra cultura y tradición hasta que no estamos lejos de Asturias». Consuelo Montes Rodríguez renovó ayer sus votos matrimoniales con su marido, Jesús Kiercheben Fernández. Ella nació hace 62 años en un pequeño pueblo cerca de Cabañaquinta, en Los Corraones. «Pero en 1965 fui a vivir a Gijón, con diez años», ¿El motivo? «Mi padre falleció en un accidente minero, trabajaba en una mina en Santana, en Aller». Allí conoció a su marido y, de Gijón, se fueron a vivir a Barcelona, hace ya 38 años. «Vivimos en la capital catalana y seguiremos allí porque están nuestras dos hijas y nuestros nietos, pero ahora, más que nunca, necesitamos reivindicar nuestra cultura». Y lo hicieron con una boda -por sus 40 años de casados- vestidos de asturianos, también los invitados; con el 'Asturias patria querida' interpretado por la banda de gaitas El Gumial, y con una misa cantada en la iglesia parroquial de Nembra.

Tanto Consuelo como Jesús aseguraban ayer al mediodía estar «muy emocionados», sobre todo, «porque estamos acompañados de nuestra familia y amigos». Hace unos pocos años que compraron una casa en Nembra y acuden a ella cada vez que pueden. Él prefiere no hablar de la tensión social que se vive en Barcelona por el desafío independentista, pero ella sí. «Llegamos a la capital catalana porque mi marido sacó una plaza de inspector de la Policía Nacional allí». Ahora está jubilado, pero Consuelo continúa desempeñando sus labores como funcionaria pública en una comisaría de la ciudad condal. «Vivimos muchos momentos difíciles; es muy triste ver llorar a agentes por la presión de los independentistas, que no representan a la mayoría social en Cataluña». Consuelo señala que la tensión se vive «desde hace ya cinco años, pero nadie prestaba atención a lo que sucedía. Ahora todo ha estallado». Estos asturianos esperan que todo regrese a su cauce.

Temas

Aller

Fotos

Vídeos