Buscan en las cámaras de seguridad pistas de la violación grupal en Lena

Solar donde, según la denuncia, se produjo la agresión. En él hay locales donde se hace botellón. /  J. M. PARDO
Solar donde, según la denuncia, se produjo la agresión. En él hay locales donde se hace botellón. / J. M. PARDO

Los investigadores detectan lagunas en el testimonio de la víctima, que pueden deberse a que fue drogada o al shock tras la agresión

ALEJANDRO FUENTE LENA / OVIEDO.

La Guardia Civil intensifica la investigación para esclarecer las circunstancias que rodean la denuncia de violación grupal presentada el lunes por una joven de 18 años. Los agentes del cuerpo están buscando y reclamando a los negocios cercanos al punto donde la chica señala como lugar de la agresión -las inmediaciones en un solar de la calle Hermanos Granda, en pleno centro urbano de localidad- las grabaciones de las cámaras de seguridad privada (la mayoría, sistemas de prevención de robos) para hacer un seguimiento de las personas que pasaron por el lugar en la madrugada del domingo hasta las 9 de la mañana, cuando la chica fue atendida en estado de shock por una vecina.

Las labores de investigación van despacio y, de hecho, todavía no hay confirmación de los hechos descritos por la joven ante el grupo que se ha hecho cargo de las pesquisas, el Equipo de Mujer-Menor (Emume) de la Policía Judicial. Y es que la joven podría haber estado bajo los efectos de alguna sustancia que le pudo alterar el comportamiento o en shock tras el ataque, situaciones que pueden ser causantes de esos vacíos en el testimonio. La búsqueda de las imágenes de las cámaras de seguridad es también un proceso largo, ya que se tienen que cumplir varios pasos legales, como reclamar las grabaciones por escrito para, una vez en dependencias policiales, hacer un exhaustivo examen de ellas y determinar las identidades de las personas que hayan sido captadas en el momento temporal de la posible agresión.

Y es que la declaraciones de la joven no está ayudando demasiado a los investigadores por las lagunas y hasta contradicciones que presenta. Lo que está confirmado es que fue encontrada sobre las nueve de la mañana del domingo cerca de ese solar de Pola de Lena.

Ante la alarma creada, la alcaldesa pide prudencia hasta que se esclarezca el caso

Se trata de una explanada que se utiliza como aparcamiento público y que cuenta con varias cocheras cerradas. El sitio es conocido por los residentes del entorno, ya que esta zona suele es frecuentada por jóvenes que alquilan algunos de estos espacios para protegerse del mal tiempo y hacer 'botellones'.

La viandante, al escuchar el relato de lo que estaba contando la chica, avisó rápidamente a la Guardia Civil. Enseguida, los agentes la recogieron y la trasladaron al hospital mierense, al Álvarez-Buylla en Santullano, donde se le practicó un examen forense para determinar el posible daño físico por la agresión. La Policía Judicial de Mieres inició, entonces, una investigación de oficio de carácter preliminar, ya que apenas pudo tomar declaración a la joven por lo alterado de su estado. La testifical ya fue ampliada en la mañana del lunes en las dependencias del ovetense cuartel de Rubín, ciudad donde reside la denunciante.

Varias hipótesis

Fue tras la declaración de la joven cuando la Guardia Civil inició la búsqueda de los posibles agresores sexuales. Como ya se apuntó, en este complejo caso se manejan varias hipótesis y el primer paso es comprobar todos los datos ofrecidos por la denunciante, proceso que continúa su curso preliminar.

Una de las posibilidades que se barajan es que la ovetense hubiera sido drogada con algún tipo de sustancia que inhibiera su comportamiento normal -y que le hiciera perder la memoria en varios momentos; también que se encontrara en estado de shock por lo sucedido, tal y como ya se ha indicado

Por su parte, la alcaldesa del municipio, Gema Álvarez, pidió cautela hasta que se esclarezcan todos los detalles de la denuncia, «ya que por lo que parece, la Guardia Civil todavía carece de datos contrastados y sigue trabajando en el caso».

El motivo de este mensaje es que se está generando una alarma social por unos hechos que todavía se tienen que confirmar.

A pesar de que se trata de un hecho aislado en el concejo de la comarca del Caudal, la preocupación en el municipio va en aumento por la ubicación de este solar, usado como zona de ocio para los jóvenes, donde se suelen reunir para hacer 'botellón'.

El solar se encuentra entre dos colegios y muy cerca del Parque Alfonso X El Sabio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos