Bustiello estará exento del IBI al ser declarado Bien de Interés Cultural

Estado actual del poblado de Bustiello, en Mieres. / E. C.
Estado actual del poblado de Bustiello, en Mieres. / E. C.

El gobierno de Mieres informará a los vecinos de que la protección no afectará a la hora de hacer obras en las viviendas

A. FUENTE MIERES.

«Solo queda ya un mero trámite, que el Consejo del Gobierno del Principado firme la declaración», explicaba ayer el edil de Cultura de Mieres, Juan Ponte. Y es que el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural emitió la semana pasada el informe favorable final para que sea Bien de Interés Cultural (BIC) al poblado minero de Bustiello. ¿Pero qué consecuencias acarreará a los vecinos esta figura de protección patrimonial? «Para tranquilizarlos, vamos a convocar una asamblea en la que se detallarán los pormenores y la forma de actuar», explicó el concejal. Por un lado, según indicó, los propietarios estarán exentos de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). «A la hora de pedir permisos para obra lo harán también a través del Consistorio, como hasta ahora, pero se tendrá que elevar al Principado para su aprobación última. Será una gestión que realice la propia Administración local», dijo.

Ponte se mostró especialmente satisfecho con este informe del Consejo de Patrimonio Cultural «porque se trata de uno de los objetivos que me marque cuando llegué a este Ayuntamiento».

Bustiello es un ejemplo paradigmático de poblado minero de promoción empresarial, dentro de una política de paternalismo desarrollada por los marqueses de Comillas. En 1884 se constituyó la empresa Minas de Aller, transformada en 1892 en la Sociedad Hullera Española, una de las grandes compañías mineras asturianas hasta su integración en 1967 en Hunosa. Esta compañía fue la responsable de la construcción de Bustiello, concebido como poblado ideal para una población integrada por directivos de la compañía y obreros ejemplares, a los que se premiaba por su dedicación al trabajo y mantenerse alejados de las luchas sindicales.

El mismo organismo aprobaba también la declaración de BIC para los yacimientos arqueológicos de Picu Llagüezos, Monte Curriellos y L'Homón de Faro, en los concejos de Lena y Aller. Estos se encuentran en la Vía Carisa, de origen romano, que también obtiene este grado de protección.

Para una de las responsables de estas excavaciones, la historiadora Esperanza Martín, se trata de un paso «importante», ya que supone un «impulso para su desarrollo turístico y para lograr nuevos recursos con los que proseguir con los estudios y los sondeos en la zona». Martín espera que esta declaración, pendiente solo del visto bueno del Consejo de Gobierno regional, sirva para reiniciar estos trabajos en la vertiente asturiana. Por lo pronto, se harán excavaciones en la vertiente leonesa a partir de septiembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos