Una canción minera, obligatoria en las finales de La Nueva

Yonathan Meana. /  FOTOS: PARDO
Yonathan Meana. / FOTOS: PARDO

El XXIV Concurso de tonada de La Nueva celebra la primera eliminatoria con la participación de una decena de intérpretes

MARTA VARELA LA NUEVA.

La tonada recoge las canciones mineras más antiguas, que comenzaron siendo un elemento subversivo que plasmaba la dura vida de los mineros. Una denuncia asociada con la música. Un tándem que este año cobra especial protagonismo en el XXIV Concurso de Canción Asturiana de Les Mines de La Nueva, patrocinado por EL COMERCIO.

Así, entre los nuevos cambios que se han introducido en este concurso respecto a años anteriores, está la obligatoriedad en la categoría absoluta de incluir una canción minera entre las cuatro interpretaciones que tiene que cantar el intérprete clasificado en la fase final. Además, en la categoría de aficionados -donde es necesario representar dos temas-, los participantes pueden optar por una tercera canción de temática minera y posicionarse así al premio a 'La Mejor canción minera' .

Este sábado comenzaron las finales y, de los tres clasificados en la categoría de aficionados, solo uno probó suerte con este estilo. Fue Roberto Pérez Blanco, de Gijón, quien tras subir al escenario a interpretar sus dos tonadas obligatorias, salió por 'Comporteru dame jaula'. Sus rivales de la jornada en esa categoría, Yonatahan Meana -de Villaviciosa- y Argentina Ramallo -de Riosa- prefirieron ceñirse a la normativa y no quisieron arriesgar.

En la categoría absoluta, los intérpretes, en cambio, cantan tres canciones en la fase de semifinales y en el último tramo del concurso tienen que poner su voz a cuatro sones. Uno de ellos, obligatoriamente, tiene que evocar al sector de la minería. Jesús Alonso -de San Mamés- fue el primero en demostrar el esfuerzo que supone interpretar tantos temas y se lució con 'El castillete', una canción inédita a que él mismo puso letra en compañía de la gaita de Valentín Fuerte. Asiduos a estas finales son Liliana Castañón y Andrés Cueli, quienes completaron el elenco de cantantes de la máxima categoría. Ambos demostraron lo importante que es para cualquier intérprete la corona de La Nueva y bordaron sus actuaciones.

Mientras, en el apartado de jóvenes también dejaron patente su buen momento vocal la blimeína Ainhoa Fernández y la gijonesa Vanesa Señás.

Pequeñas voces

Como viene siendo habitual, en La Nueva se presta especial atención a los intérpretes infantiles que aunque no entran en competición son muy apreciadas por el numeroso público presente. En esta primera final, de las cinco previstas, subieron al escenario de la Asociación Cultural y de Vecinos de La Nueva, la ovetense Andrea Alonso y la langreana Irache Espina Fueyo, quien en su último año en esta categoría está dejando muy buenas sensaciones en sus actuaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos