«Carmen está viva porque me dio por mirar en ese agujero»

Pedro Domínguez Benito, voluntario de Protección Civil. / J. M. PARDO
Pedro Domínguez Benito, voluntario de Protección Civil. / J. M. PARDO

Pedro Domínguez Benito - Voluntario de Protección Civil | Fue quien halló a la vecina de Mieres desaparecida. «Al verla, pensé que estaba muerta. Tenía los brazos cruzados en el pecho y no se movía», dice

MARTA VARELA MIERES.

Muy cerca de Caborana, en el pueblo de Valdefarrucos (Aller) vive un héroe, aunque él no quiere reconocerlo. Es Pedro Domínguez Benito, de 61 años. Es voluntario, desde hace más de 15 años, de Protección Civil de Mieres. Fue quien localizó el domingo a la mierense de 74 años que llevaba perdida desde la medianoche del jueves. Arañazos en su cabeza, brazos y espalda dejan constancia de que el rescate no fue una labor sencilla.

-¿Cómo la localizaron?

-Era el tercer día de búsqueda, desde el 112 se nos confirmó que el jueves hubo dos llamadas indicando que había una mujer caminando por la autovía. Decidimos recorrer el arcén. Íbamos charlando miembros de Protección Civil y de Santa Bárbara con su hijo. Tengo algo de experiencia y decidí adelantarme unos diez metros para no distraerme e ir mirando. Entre el quitamiedos y las vías del tren, vi un agujero y parecía como si las zarzas estuviesen pisadas, como de resbalar. Decidí bajar a mirar en el hueco y encontré el pañuelo, anduve un poco hacia dentro, me costó mucho por las zarzas y los artos, y, a mano izquierda, estaba la señora con los ojos cerrados y las manos sobre su pecho, sin moverse

-¿Cómo fue ese momento?

-Muy intenso, salí un segundo y grité venid, venid que está aquí. Pensaba que estaba muerta, pero al gritar y acercarme a ella vi cómo respiraba. La llamé: Carmen, Carmen. Y ella me contestó, sí. Volví a gritar a los compañeros que estaba viva y que avisasen a la ambulancia, bomberos... lo que ellos considerasen.

-¿Y desde entonces no la dejó sola en ningún momento?

-No. No me puedo explicar cómo pudo entrar allí. Yo tuve que arrastrarme entre los artos, no cabía ni de rodillas. Era un lugar inaccesible, si no hubiese decidido bajar nunca la hubiésemos encontrado. Pedí a los compañeros que me pasasen una botella de agua, tenía los dientes y los labios negros como la tierra en la que estaba acostada, con la ropa medio quitada de los zarzales.

-Pero, ¿se encontraba bien?

-Sí. Comencé a hablar con ella, estaba un poco aturdida, me dijo que llevaba un día fuera de casa. Yo le expliqué que la estábamos buscando y que ya no se preocupase más. Estuve allí abajo más de 20 minutos, le preguntaba cosas y me respondía, con la voz débil. Le di a beber pequeños sorbos de agua para que no le hiciese daño hasta que llegaron los bomberos, desbrozaron la zona y conseguimos sacarla. Se me hace inexplicable cómo pudo terminar en aquel agujero, fue muy complicado llegar hasta ella.

-¿Cómo se integró Protección Civil en la búsqueda?

-Nadie nos llamó. Yo estaba tomando algo con un compañero y nos enteramos de su desaparición. Y comenzamos a planificar la búsqueda. El primer día, estuvo la Unidad Canina y el helicóptero rastreando la zona rural y la urbana. Además de nosotros y de la Asociación Santa Bárbara. El segundo día, el helicóptero estuvo un rato, pero luego nos quedamos solos junto a los voluntarios de Santa Bárbara en la búsqueda hasta el final. Creo que hubo poca implicación. Sino llega a ser por Protección Civil y los voluntarios nunca hubiese aparecido.

-¿Qué pediría para reconocer esa labor que realizaron?

-Nada, nosotros somos voluntarios, pero sí agradecemos que la gente valore nuestro trabajo porque no cobramos nada, ni nos queremos poner medallas. Con un gracias, nos conformamos. Estamos para ayudar a los vecinos en la medida de nuestras posibilidades, y seguiremos trabajando allí donde nos necesiten y nos llamen.

Temas

Mieres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos