Una cena popular recuperará el espíritu de las fiestas de El Entrego tras su supresión

La localidad se queda sin celebraciones tras la baja de la sociedad de festejos. Varios simpatizantes animan a reunirse y vestir ropa medieval o de gala

MARTA VARELA EL ENTREGO.

«Cerrado por falta de colaboración y desidia». Es el mensaje de bienvenida que uno puede encontrar al entrar en el perfil de la extinta Sociedad Cultural y de Fiestes L'Entregu en una red social. Después de que la entidad se diese de baja en octubre de 2016, la localidad se ha quedado sin Descorche sidrero, Alcuentru Medieval Rei Aurelio y, ahora, sin las fiestas patronales de La Laguna.

En este tiempo, hubo un vecino que intentó recuperarlas. Fue hace un mes, aproximadamente, y contaba con apoyos del comercio y la hostelería, un sector este último hacia el que se han dirigido algunos reproches por la falta de empuje para involucrarse en los festejos. Sin embargo, finalmente, esta iniciativa no fructificó por falta de plazos para organizar unas fiestas dignas. El tiempo se echaba encima.

Saber que este año no habrá banderas de colores ni música en las calles ha despertado la añoranza entre un grupo de vecinos, que ha decidido recuperar, aunque sea en parte, el espíritu de las celebraciones. Han decidido reunirse el sábado para cenar en la sidrería El Verbayu ataviados, unos, con sus mejores galas y otros con los atuendos medievales que tanto añoran para hacer ver que, aunque no haya fiestas, El Entrego no ha perdido su buen ambiente.

Hace un mes, hubo un tímido intento por recuperarlas, pero el tiempo se echó encimaEl ágape se organiza con la ilusión de que alguien reviva la extinta entidad organizadora

La invitación a participar en este evento está abierta a todos los vecinos y simpatizantes de las fiestas. El menú cuesta veintiún euros por persona. Algunos acuden con la ilusión de que revivir una sociedad de festejos o similar que comience a trabajar por la recuperación de las fiestas patronales.

Ya en 2004, El Entrego estuvo a punto de perder sus fiestas, pero unos pocos vecinos reaccionaron a tiempo y consiguieron resucitarlas en el último momento. Pero este año no fue posible.

Fin de una etapa

La desaparición de los festejos comenzó a fraguarse en octubre de 2016 cuando la entonces junta directiva de la Sociedad Cultural y de Festejos L' Entregu pidió colaboración vecinal para continuar. Nadie se presentó y adoptaron la decisión de dimitir. Al mes y sin interés por salvar la situación por parte de los vecinos, la sociedad comenzó su proceso de disolución.

A finales del pasado mes de mayo, el Principado remitió a dicha sociedad su baja en el registro regional de asociaciones regional. Fue la constatación de su disolución, pero también de que nadie se ha implicado en que su pueblo disfrute de sus fiestas patronales.

Fotos

Vídeos