«Compré el parador de Pajares con el corazón, para jubilarme aquí»

Miguel Fernández Baker. / PARDO
Miguel Fernández Baker. / PARDO
Miguel Fernández Baker - Presidente de Élite Hotels

«Estoy seguro de que el hotel de Pajares va funcionar porque el trabajo se va a hacer con mucho cariño»

ALEJANDRO FUENTE PAJARES.

Élite Hotels es una empresa familiar que cuenta con un importante 'resort' turístico de tres hoteles y un parque acuático en Menorca. El complejo suma 700 camas y emplea a más de cien personas. La sociedad ha comprado el parador de Pajares, en Lena, por 950.000 euros más impuestos y prevé invertir otros 600.000 en su rehabilitación. Espera reabrir el equipamiento en un plazo de unos cinco meses. Pero, ¿quién es la persona que está detrás de este proyecto? Miguel Fernández Baker lleva treinta años en el sector. No viste de traje y asegura que carece de un estudio de mercado, por lo que no sabe si algún día recuperará la inversión o el hotel generará beneficios. Para él, se trata de una adquisición «hecha con el corazón». En un momento de la conversación, ayer por la mañana, entra su hijo al salón de la chimenea, Enrique Baker Mayo, con ropa de trabajo.

-¿Los dueños desescombran?

-Es la única fórmula para el éxito. Creo que los únicos negocios que van a sobrevivir son en los que trabaja toda la familia. Él (se refiere a su hijo)nació en Menorca hace 24 años y con 2, ya andaba por los hoteles. Trabajó en recepción y fregando platos. Ha hecho todo lo que se puede hacer en un hotel. Ahora estamos todos limpiando. No estamos vestidos con corbata ni en una oficina. Sí, hubo años buenos en que eso funcionó muy bien, pero nosotros hacemos las cosas personalmente. Tengo otro chico de 20 años, una chica de 22 y mi mujer.

-¿Siempre se ha dedicado al sector hotelero?

-Antes tenía algo de construcción en Madrid, pero en los 90 compré un hotel como ahora está éste, lo reformé, lo exploté y lo vendí. Luego, pude construir el complejo actual. Y siempre lo tenemos completo. El de Menorca es un turismo muy familiar, diferente al resto de las islas Baleares.

-Y un proyecto en Asturias va a ser todavía más diferente a lo que conoce.

-Sí, por eso esto va a ser todo un reto. Pero le tengo mucho cariño a esta región. Mi mujer es de Luarca y siempre tendemos a venir a Asturias. Estamos enamorados de la región.

-Ya ha dicho que para usted este parador era un referente.

-Efectivamente. Siempre pasaba por aquí y, en los últimos años, lo veía cerrado y me decía que cómo es posible que este edificio de estas características, en esta ubicación, no genere interés alguno. Hice averiguaciones para saber quién lo vendía y lo he comprado con mucha ilusión. Solamente rehabilitar el inmueble, manteniendo sus características originales, me va a producir una gran satisfacción. Quiero que sea como cuando se inauguró.

-¿Qué planes tiene?

-Habilitar un hotel de cuatro estrellas con un restaurante autóctono, porque aquí se come muy bien, es algo único, y un spa. Pero lo que realmente me gustaría es jubilarme y vivir aquí el resto de la vida, asomarse a esa terraza todas las mañanas. Estando aquí ya soy feliz. Y si algún me da beneficios, mejor. Estoy seguro de que lo que se hace con cariño funciona.

-Tiene previsto que la plantilla, de unas quince personas, sea de la zona.

-Sí. Podré traer un par de directivos de Menorca, pero el resto será de aquí. Ya han acudido esta mañana -por ayer- varias personas a traer su currículo. Ya hice una entrevista a un camarero del pueblo de Pajares. Me dijo que hasta la apertura él pintaba o hacía lo que hiciera falta. Ésa es la gente que interesa.

-¿Negocio de nieve?

-Nuestros enfoques son muy amplios. Si nieva, bien; y si no, pues a otra cosa. Solo quiero dejar esto bonito, que se coma y se duerma bien. El spa será lo último que abramos. Si podemos, entraremos en servicio por fases. Primero, el restaurante, la cafetería y unas veinte habitaciones.

-¿Ya tiene nombre para el hotel?

-Ya, el parador de Pajares... No sé... A mí me gustaría que se llamara el Parador de Pajares u Hotel Parador de Pajares. No estoy seguro, pero creo que no podré usar esa denominación. Habrá que pensar en ello (dice riendo).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos