El cribado de cáncer de colon detecta dos casos en el Caudal en tres meses

La técnico, Dolores Martín. / PARDO
La técnico, Dolores Martín. / PARDO

Desde el inicio de la campaña, a finales de 2017, se hicieron la prueba preventiva más de 700 vecinos, el 30% de la población seleccionada

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Los responsables del Área Sanitaria de Caudal -que engloba a los municipios de Mieres, Lena y Aller- ofrecieron ayer el primer balance de la campaña de cribado de cáncer de colon que se inició el pasado mes de octubre. De este modo, la responsable técnico de salud de la comarca, Dolores Martín Rodríguez, indicó que en el último trimestre de 2017 se enviaron un total de 2.447 cartas para realizar esta prueba preventiva. Del total, el 30,51% aceptaron realizar el test que consiste en la recogida de heces y en su análisis posterior. De quienes accedieron, dieron positivo un 5%, por lo que posteriormente tuvieron que realizar una colonoscopia para determinar las causas del sangrado detectado. «En la mayoría de los casos, se debía a pólipos que se curaron durante la propia exploración. De hecho, en este periodo solo se han detectado dos casos con cáncer», apuntó la responsable del programa.

La técnico de salud se mostró satisfecha con el resultado de las pruebas -por la baja tasa de positivos de cáncer de colon- y por la elevada participación de los usuarios. «Lo más destacable es que la cifra de personas que accedieron a hacerse las pruebas va en aumento; y eso es lo que buscamos, incrementar su número para llegar al mayor número de habitantes susceptibles», incidió.

La población seleccionada para someterse a este programa de cribado en el Caudal tiene entre 50 y 69 años. Son un total de 20.416 habitantes, a quienes se les envió una carta para que realicen la prueba. El plan tiene una duración de dos años. En el último trimestre del año, se remitieron ya esas más de 2.400 cartas, cifra que se elevaron a las 4.141 hasta el pasado 28 del pasado febrero, lo que supone un 20,28% de la población objetiva de esta campaña. La técnico afirmó que «a mitad de año ya se haya invitado al 25%». El funcionamiento es el siguiente: se envía la carta y si a los dos meses no hay respuesta, se insiste en la necesidad de realizar la prueba. La responsable apuntó que es preciso dar tiempo al usuario para que decida acudir, cosa que suele hacer ya cuando recibió la segunda notificación. «Se trata de un cribado con el que no existe tanta conciencia social como el de cáncer de mama», señaló la técnico del Caudal.

La Consejería de Sanidad ya destinó nuevas inversiones -unos 130.000 euros- para mejorar la dotación de las salas de endoscopias del Hospital Álvarez-Buylla de Mieres con el objetivo de ampliar la capacidad de resolución del servicio y prepararlo así para el programa de cribado. De este modo, se contó con la adquisición de dos videograstroscopios y cuatro colonoscopios, junto con todo el mobiliario necesario para su instalación. Esta mejora también ha servido para mejorar la capacidad para realizar colonoscopias y reducir el tiempo de espera del pacientes. En detalle, se pasó de una media de 51 días de demora en el 2016 a tan solo doce en 2017 para poder realizar este tipo de pruebas médicas.

Experiencia regional

Los resultados del pilotaje, realizado ya en cuatro zonas básicas de Asturias, confirman que el test de sangre oculta en heces tiene una alta efectividad y, de hecho, aproximadamente el 60% de las colonoscopias que se realizaron como consecuencia del positivo en la prueba de sangre oculta en heces detectaron lesiones precancerosas que fueron tratadas. Se espera que una de cada veinte personas desarrolle un cáncer de colon a lo largo de su vida. Este dato aumenta con la edad del paciente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos