Denuncian la falta de camas y la saturación de Urgencias en el hospital del Nalón

Entrada de Urgencias del hospital comarcal del Nalón.
Entrada de Urgencias del hospital comarcal del Nalón. / E. C.

Varios pacientes llevan desde el sábado en los 'boxes', a la espera de una habitación libre para ser hospitalizados

MARTA VARELA LANGREO.

Es un clásico de los veranos en la comarca del Nalón. Un nuevo colapso en el servicio de Urgencias del centro hospitalario. De nuevo, varios pacientes llevan desde el pasado sábado esperando en los 'boxes' del servicio de Urgencias a que haya una cama libre para ser hospitalizado en planta.

La situación no es anormal para los profesionales, pero no por ello incómoda. Los pacientes necesitan ser hospitalizados pero no hay cama y, con ello, se merma la calidad en su cuidado. «No puedo ni afeitarme, no contamos con un baño donde asearnos adecuadamente y comienzo a perder los nervios esto es insostenible», explicaba ayer uno de los afectados. Sus familias, en cambio, también se quejan de que no cuentan con libertad para visitar a estos pacientes ni para colocar sus objetos personales en un lugar seguro y cerca de los pacientes. Antes esta situación, los profesionales sanitarios que desempeñan su trabajo en Urgencias, se ven obligados a hacer de mediadores para que esta situación sea lo menos problemática posible para pacientes y familiares.

A pesar de esta situación, el centro mantiene cerradas unas 30 camas, según los datos oficiales, aunque las familias sostuvieron que «tienen, al menos, dos plantas cerradas, lo que supone casi 50 camas». Lo cierto es que este centro hospitalario registra principalmente en época estival situaciones de colapso de sus Urgencias debido a la falta de camas. Es una situación incómoda que se va superando a medida que se dan altas a los pacientes hospitalizados y van quedando camas libres. Pero los pacientes consideraron que ésta no es la solución. «Cuando te suben a planta, te reubican en donde haya una cama libre por lo que puedes tener la cadera rota y estar junto a un paciente operado de algo grave y no en la sala que te correspondería», dicen.

«Cuando te suben a planta, te reubican donde hay sitio no en la sala que te corresponde»

Pacientes y familiares, a pesar de las incomodidades y de su manifiesto malestar, no atacaron al personal del centro hospitalario del Nalón. «Las órdenes vienen de arriba, los de aquí ya hacen bastante con aguantarnos pero esto no se puede sostener», explicaba uno de los familiares que está viviendo esta situación anómala en la sala de espera de Urgencias. Tampoco tienen ninguna queja sobre la atención médica recibida aunque sí, muchas, sobre la gestión del centro que les condena durante horas a los 'boxes'.

Es habitual que esta situación en el centro hospitalario se produzca durante la época de los repuntes de la gripe, entre finales y principios de año, donde las Urgencias presentan un aspecto similar al actual. Así, el pasado mes de enero, tuvo que reabrirse una planta cerrada desde el mes de junio para que sus 29 camas pudiesem descongestionar el servicio de Urgencias. En este caso, fue la gripe la que agravó la situación, a la que los sindicatos sumaban la falta de personal en algunas de las especialidades.

Los pacientes creen también que colapsar el centro tiene mucho que ver con que los profesionales atienden a una media de 2.800 consultas mensuales, de las que casi medio millar precisan hospitalización. Cualquier eventualidad, como el cierre de camas, es un problema para el funcionamiento normal del centro. Algunos profesionales admitían que «trabajar con esta tensión es más complicado pero ya estamos acostumbrados, aunque no nos guste, los pacientes saben que hacemos lo que podemos».

Temas

Langreo

Fotos

Vídeos