Una manguera que dejó al descubierto un 'bosque' de marihuana en Aller

Una agente junto a varias de las plantas de cannabis, de gran tamaño, aprehendidas en Aller.
Una agente junto a varias de las plantas de cannabis, de gran tamaño, aprehendidas en Aller. / G. CIVIL

La Guardia Civil descubre al responsable de la plantación tras seguir una manguera de agua hasta una vivienda próxima

ALEJANDRO FUENTE ALLER.

Tenía bien escondida una inmensa plantación de marihuana en el concejo de Aller. Pero pese a que otro tipo de vegetación la disimulaba de la mirada de los curiosos, las grandes dimensiones de las plantas no pasaron desapercibidas ante las autoridades. Fue en la mañana del pasado martes, cuando agentes del puesto de Moreda se percataron de su existencia. Según la Benemérita se trata de «cuatro matas, en principio» pero la sorpresa vino después, cuando se adentraron en la zona boscosa, una finca del municipio de Aller, y vieron que la superficie cultivada era más grande de lo que se imaginaban. Tanto, que los agentes aprehendieron un total de 1.126 plantas y detuvieron a quien se sospecha es el responsable del cuidado del cultivo. Los hechos se produjeron en torno a las 10 horas.

Inmediatamente después se dio traslado de la noticia a la Central Operativa de Servicio del cuerpo, y se dispuso del apoyo de la patrulla de Cabañaquinta, así como de la presencia del comandante y del teniente adjunto de la compañía. Fue entonces cuando se procedió a la incautación de estos vegetales; tras el recuento del material intervenido. Según fuentes policiales, las plantas de cannabis se clasificaron según su tamaño. Así se contabilizaron 62 de gran tamaño (superiores a los dos metros de altura), 376 de tamaño mediano (entre uno y dos metros) y 688 de tamaño pequeño, de menos de un metro de altura.

Los agentes descubrieron la fórmula empleada por el vecino allerano para mantener esta enorme plantación de marihuana. Y es que de su vivienda, próxima a la zona de la plantación, partía un cable eléctrico así como un sistema de regadío consistente en una manguera con un aspersor. Los agentes siguieron el tubo de la manguera y consiguieron así identificar al habitante de la casa, procediendo seguidamente a su detención como presunto autor de un delito de cultivo de droga. Asimismo, las diligencias instruidas por el puesto de la Guardia Civil de Moreda serán entregadas en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Pola de Lena.

Esta operación se encuadra dentro del Plan que la Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo viene llevando a cabo para la prevención de la delincuencia y el tráfico de drogas.

Dos plantaciones este verano

No ha sido la única operación de este tipo que se ha llevado a cabo en las cuencas mineras en los últimos meses. La anterior operación contra una plantación de marihuana tuvo lugar en San Martín del Rey Aurelio el pasado mes de junio. Entonces también se produjo la detención de un individuo. En esa ocasión, el arrestado había habilitado en el interior de una vieja cuadra, anexa a una casa propiedad de su madre, la plantación y contaba con el material necesario para su venta en el mercado. En un primer reconocimiento, los agentes de la Guardia Civil comprobaron que se trataba de una vivienda de la zona rural que se encontraba semi-aislada y conectada a otra edificación, una cuadra en mal estado de conservación y totalmente cerrada.

Lo que los agentes se encontraron allí fue un laboratorio 'indoor' de marihuana. En total, se incautaron 311 plantas distribuidas, según su tamaño, en los dos pisos de la cuadra, que pesaban unos 15 kilos. También hallaron 608 gramos de picadura y 328 de cogollos, ambas sustancias secas y preparadas para su distribución. La Guardia Civil aprehendió también todo tipo de aparatos y efectos necesarios para el mantenimiento de la plantación como un deshumificador, 12 lámparas alógenas, varios ventiladores, filtros de purificación así como diferentes productos químicos.

Fotos

Vídeos