Detenidos por encubrimiento los dueños y una camarera del pub del tiroteo de La Felguera

Local donde tuvieron lugar los hechos. / E. C.

Los vecinos reclaman el cierre del local donde, aseguran, son habituales estas peleas

Marta Varela
MARTA VARELASan Martín del Rey Aurelio

La Policía Nacional ha confirmado la detención de otras tres personas relacionadas con el tiroteo que se produjo hace una semana en un local de copas de la zona felguerina de La Pomar. Los arrestados han sido acusados de un delito de encubrimiento y son los dueños del local y una camarera que trabaja en el pub. El resultado final del tiroteo, que tenía lugar el pasado 9 de julio, fue el de un vecino de El Entrego Á. H. H. herido por tres balazos en sus piernas por los que fue hospitalizado y requirió una operación para extraer uno de los proyectiles.

Por esos hechos ya fueron detenidos un padre y sus dos hijos, uno de ellos, D. H. H., se encuentra en prisión como autor material de los mismos, acusado de tentativa de homicidio. Como investigados y con la obligación de estar localizables están su hermano, J. R. H. H., que estaba disfrutando de un permiso carcelario cuando ocurrieron los hechos, y su padre D. H. quien asegura que no estaba en el lugar de los hechos en ese momento.

La Policía destaca que a pesar de la violencia de la agresión y de que en el interior del local llegaron a producirse hasta, al menos, seis disparos, los responsables del local llegaron a cerrar durante un corto periodo de tiempo, para volver a abrir pasados unos minutos y permitieron que una camarera limpiara y recogiera efectos, poniendo así en riesgo la investigación para determinar la autoria de los hechos. Los servicios de emergencia no recibieron ninguna llamada comunicando el incidente .

La Policía tuvo conocimiento de los hechos cuando recibió una llamada del Hospital Valle del Nalón advirtiendo que una persona había ingresado herida por arma de fuego. «Ni en los servicios del 091 ni del 112 se recibió comunicado alguno alertando sobre tal incidencia», sostiene la Policía.

A partir de ahí se inició la investigación de los hechos que, ya desde su inicio, se encontró con la nula colaboración de los encargados del local, pudiendo comprobar que incluso se había procedido al cierre temporal y limpieza del mismo por una camarera.

Los vecinos de la zona llevan días reclamando el cierre de dicho local, asegurando que en su interior son habituales las peleas. El dueño, uno de los nuevos detenidos, se defendía asegurando que el tiroteo era un hecho puntual y que había comenzado fuera de su negocio.

Fotos

Vídeos