Doscientas personas apoyan a la comunidad musulmana y condenan el terrorismo

Los asistentes colocaron un clavel blanco por cada fallecido en el atentado de Barcelona./J. C. ROMÁN
Los asistentes colocaron un clavel blanco por cada fallecido en el atentado de Barcelona. / J. C. ROMÁN

La protesta de Langreo contó con el imam del Nalón, Omar Aziz, quien lamentó que se les vincule con la violencia cuando «el Islam proclama la paz»

MARTA VARELALANGREO.

En el distrito langreano de Ciaño hace veinte años comenzó a funcionar una mezquita islámica, una de las primeras de Asturias. A ella acuden en torno a medio centenar de familias asentadas en el valle del Nalón. Nunca ha habido problemas de conviviencia y la comunidad musulmana quiere que todo continúe así. En la mañana de ayer, esta comunidad convocó una concentración de repulsa en contra de cualquier tipo de terrorismo y, en particular, por el atentado de Barcelona.

Aproximadamente dos centenares de vecinos del valle Nalón, con una amplia representación política, sindical y del movimiento asociativo, se concentraron ante el Ayuntamiento de Langreo para expresar su rechazo contra el terrorismo y sus condolencias a las familias de las víctimas de los atentados de Cataluña.

La joven musulmana, Leila Barakat, leyó un emotivo comunicado, en el que dijo que «todos estamos tristes por los actos terroristas acontecidos en Barcelona y Cambrils, pero no aterrorizados. Y no vamos a seguirle el juego a esos desalmados. Siembran violencia y autoritarismo, pero recogerán respeto y democracia. No les tememos porque la razón está de nuestra parte». Y añadió que «los crímenes los cometen criminales, no las ideas, las creencias o la razas».

Por su parte, el imam de la mezquita de Ciaño, Omar Aziz, quiso remarcar que el terrorismo «no es aceptable en el Islam donde hablamos de paz». El encargado de los rezos de la comunidad musulmana confirmaba que tras los atentado sólo han detectado «algunas miradas de desconfianza».

Fotos

Vídeos