«Si nos echamos una mano, la Folixa Na Primavera será mucho más fiesta»

José Carlos Muñiz, en las pipas de sidra, antes del pregón. / J. C. ROMÁN
José Carlos Muñiz, en las pipas de sidra, antes del pregón. / J. C. ROMÁN

El presidente de la Cocina Solidaria Amicos invita en su pregón a «compartir para que más gente disfrute» del programa lúdico en Mieres

E. RODRÍGUEZ MIERES.

Dice que es un «tipo serio» y que alguno puede incluso tildarlo de «soseras», pero el presidente de la Asociación Mierense de la Cocina Solidaria, José Carlos Muñiz, demostró humor para explicar la preocupación que tenía estos días sobre qué iba a decir en el pregón de la Folixa Na Primavera, la fiesta con la que Mieres recibe a la estación de las flores y los días largos, pese a que la meteorología se empeñe en demostrar lo contrario. «Hace unas semanas, recibí una llamada de nuestro alcalde que me decía: 'Carlinos, tengo que facete una proposición indecente'. No se trataba de una propuesta lujuriosa, pero hay más huertos donde perderse uno...». Y en éstas ha estado el presidente, que se ha preguntado: «¿Pero qué pinto yo dando el pregón de esta fiesta que nació y tiene tanto arriago en esta villa, que se nombra en asturiano cuando yo no falo la llingua y ni siquiera soy de Mieres?».

Así, explicó, que sus padres proceden de la vecina Cantabria, del valle de Polaciones, y que recalaron en Asturias a mediados de los años cincuenta para, al igual de otros miles de inmigrantes de la geografía española, «poner en marcha la gran siderugia avilesina de Ensidesa». En la villa del Adelantado, nació, estudió con los padres salesianos y, en Oviedo, donde estudió Medicina, conoció a su «otro yo», a su mujer, Isabel. Buscando donde iniciar su andadura profesional, llegaron a Mieres en 1985 y en la cuenca del Caudal llevan 33 años «plenamente integrados». «Por tanto -dijo con una sonrisa- si llevo aquí más de la mitad de mi vida, creo que me podéis considerar un mierense más».

Es en Mieres, donde en la «placina de Santa Marina» está el comedeor solidario, «con el que tratamos de mejorar la calidad de vida de las personas en situación más precaria y vulnerable».

«Un vaso de sidra, un lujo»

Y, dándole vueltas a la pregunta '¿qué puedo contarles, que no se haya dicho, una y mil veces, que no sea el tópico de la gastronomía, la sidra y el folclore?', José Carlos Muñiz encontró su mensaje: «Me gustaría que fuera la folixa del compartir en igualdad». «Con una mano podemos compartir el menú que nos han preparado los hosteleros, agarrarnos del hombro pa los cancios de chigre y bailar al son del folclore e incluso amarnos, teniendo claro siempre que no es no». Y, por otra, dijo, «vamos a echarnos una mano, compartiendo en igualdad aquellas actividades que no son tan lúdicas y festivas, pero muy necesarias e incluso vitales: el cuidado de los niños y mayores, las tareas del hogar, la ayuda a nuestros vecinos para los que incluso comprar un vaso de sidra es un lujo y a las entidades que movilizan a cientos de voluntarios en pro de una sociedd más justa y humana». «Si compartimos en igualdad lo que no es tan lúdico -concluyó-, la fiesta será más fiesta, porque podrá disfrutar de ella más gente».

Temas

Mieres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos