Se enfrenta a cuatro años de cárcel por estafar 40.000 euros al anciano que cuidaba en Mieres

La presunta estafadora se ganó la confianza de la víctima y además de realizar las tareas del hogar, se ocupaba de administrar sus cuentas

MARTA VARELA MIERES.

Una cuidadora de ancianos se enfrenta esta mañana a una pena de cuatro años de prisión por un supuesto delito continuado de estafa, por apropiarse indebidamente de 40.000 euros de la persona que cuidaba en Mieres. La vista oral está señalada para las 10.30 horas en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Asturias, en Oviedo.

La acusada comenzó a prestar servicios como cuidadora en el domicilio que el anciano tenía en Mieres en 2008. En aquel momento, la víctima padecía una serie de limitaciones físicas, principalmente derivadas de su edad, y una ceguera parcial a causa de la diabetes así como otros inconvenientes derivados de su origen portugués que le impedían hablar y escribir en castellano, ya que lo hacía con mucha dificultad. Debido a estas circunstancias, la situación del anciano se agravó paulatinamente, pasando a depender en mayor medida de la cuidadora, ahora encausada.

Por este motivo, la imputada, además de ocuparse de las tareas del hogar y de su cuidado, se fue ganado la confianza del hombre y pasó a realizar también las gestiones administrativas y económicas de la víctima, hasta que consiguió figurar como cotitular en la cuenta que él tenía en el Banco Sabadell. A partir de enero de 2013, la acusada realizaba todo tipo de operaciones bancarias en beneficio propio y en perjuicio de la víctima, que desconocía estas manipulaciones.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa y solicita que se condene a la acusada a cuatro años de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y a una multa de diez meses con una cuota diaria de 6 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. Además, el ministerio fiscal exige a la encausada que indemnice a la persona que cuidaba con los 40.534 euros, de los que se apropió, más los intereses legales correspondientes. El relato presentado desde la Fiscalía desvela que la presunta estafadora operaba a través de la petición de préstamos para hacerse con el dinero, que era ingresado en una cuenta bancaria que tenía en común con su víctima.

Préstamos

El ministerio fiscal defiende que el 1 de julio y el 21 de agosto de 2013 el Banco Sabadell les concedió dos préstamos de 14.000 y 6.000 euros, respectivamente, cantidades que ingresaron en la cuenta común. En abril del 2015, la acusada solicitó un tercer préstamo, en esta ocasión a la entidad Cofidis por 1.500 euros y, en febrero de ese mismo año, un cuarto crédito al Banco Sabadell por 5.000 euros.

Las investigaciones realizadas concluyen que en un año, entre el 24 de diciembre de 2012 y el mismo día de 2013, realizó transferencias a su favor por un total de 32.200 euros. Además, entre el 25 de junio de 2014 y el 24 de abril del año 2015 figuran reintegros por valor de 8.334 euros. El anciano contaba con ingresos suficientes para atender a todas sus necesidades, cobraba mensualmente una pensión de 2.046 euros en 2013. En enero de 2015, ingresó en una residencia gerontológica.

Fotos

Vídeos