El estafador de 'caso Shamira' ingresa en prisión por orden de un juzgado de Málaga

El estafador de 'caso Shamira' ingresa en prisión por orden de un juzgado de Málaga
JUAN CARLOS ROMÁN

Agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de Alejandro Guerra al no abonar una sanción impuesta en Andalucía

Alejandro Fuente
ALEJANDRO FUENTEMieres

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Langreo-San Martín del Rey Aurelio procedieron en la tarde del lunes al arresto del conocido como el estafador del 'caso Shamira', el joven Alejandro Guerra, quien pasó la noche en el calabozo. La detención se produjo por orden de un juzgado de Málaga al incumplir el detenido con el pago de una multa impuesta, al parecer, por otro caso de estafa. De hecho, estae martes se ha producido el ingreso en el centro penitenciario de Asturias.

Desde la plataforma de afectados por los presuntos engaños de este joven se señaló que todavía tiene pendientes muchas denuncias y juicios en la región. Guerra tuvo que acudir el pasado 29 de mayo al juzgado de Langreo acompañado por agentes de la Policía Local, tras ser requerida la presencia por parte del fiscal. El motivo fue entonces que no se había presentado al primero de los dos juicios que tenía entonces y que tuvieron que ser aplazados. El joven estaba imputado en ambos por delitos de estafa leve y en los dos salió condenado con sanción económica de nueve euros diarios, dos meses en el primero y tres en el segundo. También fue condenado a devolver el dinero estafado, casi 300 euros. Tiene pendientes otros dos asuntos por lo Penal.

La plataforma de afectados inició su actividad en enero de 2017 por un posible engaño con un supuesto caso de un niño enfermo grave para el que se pedía ayuda económica. El presunto autor era Guerra.

Su forma de actuar suele ser la de solicitar ayuda en viviendas habitadas por gente mayor, siempre de buenas maneras. Igualmente pide tan solo cinco euros, lo que hace que estos casos no suelan ser denunciados. También busca dinero de forma fraudulenta con falsos patrocinios de eventos o engaños a migrantes.

Condena firme

La alarma saltó en enero de 2014 cuando se comprobó que alguien utilizaba el nombre de la niña Shamira Alonso en las redes sociales para pedir dinero para sus tratamientos médicos. Era un engaño. Los padres de la menor mierense –que sufre varias enfermedades– pusieron entonces los hechos en conocimiento de la Guardia Civil. La investigación llevó, en octubre de ese año, a la detención del joven lenense como supuesto autor de un delito de falsificación de documento privado y una falta de estafa tras crear una cuenta en una red social haciéndose pasar por la madre de Shamira.

Una vez condenado, en enero de 2015, tuvo que devolver el dinero recaudado. Además se pudo comprobar que tenía antecedentes por venta de lotería falsa, de cachorros de perros inexistentes y otras estafas en el mundo del motor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos