Las excavaciones en la Vía Carisa, que será Bien de Interés Cultural, se retoman en León

Uno de los paneles explicativos en Vía Carisa. / JUAN CARLOS ROMÁN

La arqueóloga Esperanza Martín confía en que esta distinción sirva para impulsar los trabajos en los campamentos romanos de Lena y Aller

A. FUENTE ALLER / MIERES.

El pleno del Consejo del Patrimonio Cultural ha aprobado, definitivamente, la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) los yacimientos arqueológicos de Picu Llagüezos, Monte Curriellos y L'Homón de Faro, en los concejos de Lena y Aller. Éstos se encuentran en la Vía Carisa, de origen romano, que también obtiene este grado de protección. Para una de las responsables de estas excavaciones, la historiadora Esperanza Martín, se trata de un paso «importante», ya que supone un «impulso para su desarrollo turístico y para lograr nuevos recursos con los que proseguir con los estudios y los sondeos en la zona». De hecho, espera que esta declaración -pendiente solo del visto bueno del Consejo de Gobierno regional- sirva para reiniciar estos trabajos en la vertiente asturiana; aunque no hay, de momento, perspectivas para ello, apuntaba la experta.

Pero eso no quiere decir que no haya investigación en la Vía Carisa, De hecho, Martín anuncia que esperan iniciar trabajos arqueológicos en la parte leonesa a partir del próximo septiembre. Serán financiados entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Villamanín. Por lo pronto, indica, se van a realizar inspecciones y desbroces en la zona que van a estudiar para, después, determinar el alcance que tendrán los trabajos de estudio.

La última vez que se realizó una labor de campo en Asturias fue el año pasado. «Puede que esta declaración de BIC sirva para lograr nuevas vías de financiación para relanzar las excavaciones, ya que queda mucho por sacar a la luz», dijo la arqueóloga.

Llagüezos puede albergar lo que se denomina como un 'agger fossaque', una construcción romana consistente en una empalizada rodeada por un foso. Una investigación anterior se centró en el estudio de este yacimiento para relacionarlo con el campamento de Curriellos, una construcción romana descubierta en 2001 a cinco kilómetros de distancia. La arqueóloga defiende que esta ruta fue esencial para la romanización de la región.

Más

Fotos

Vídeos