La Fiscalía abre una nueva causa al alcalde de Aller por prevaricación

El alcalde de Aller, David Moreno.
David Moreno. / J. M. PARDO
Aller

Los ecologistas le acusan de construir una pista de nueve kilómetros en una zona de alto valor natural. «Ni la promoví ni la ejecuté», dice el regidor

ALEJANDRO FUENTE CABAÑAQUINTA.

Al alcalde de Aller, David Moreno, se le abre otro frente judicial. El regidor ya se encuentra encausado -de hecho, ya ha comenzado el juicio, que proseguirá el jueves- por un delito de prevaricación administrativa por la concesión de subvenciones a una entidad deportiva. Ahora, la Fiscalía ha formulado denuncia por una presunta prevaricación urbanística por la ampliación de un senda peatonal hasta convertirla en una pista que va desde la localidad de Llananzales hasta el Puerto de Piedrafita, obra realizada en 2016. La demanda también va dirigida al edil de Ganadería, Rubén Mallada.

La denuncia inicial fue interpuesta por la Coordinadora Ecologista de Asturias, quien señala que la obra se ejecutó en un tramo de nueve kilómetros, «en una zona de alto valor natural propuesta como Lugar de Interés Comunitario». El colectivo asegura que fueron «evidentes» las irregularidades en este caso.

Así, los ecologistas indican que se abrió «una caja excesiva de pista» y hubo «una tala indiscriminada de arbolado para el ensanche de la plataforma». También apuntan que los trabajos se ejecutaron sobre un terreno clasificado como no urbanizable en la categorías de Especial Protección y de Interés Agropecuario y que no existió proyecto técnico de obras y se carecía de licencia urbanística municipal. El colectivo añade que no se siguió el trámite, ni se obtuvo autorización ambiental a pesar de afectar a la Zona de Especial Conservación (ZEC) Aller-Lena, y que no se solicitó, ni se obtuvo la autorización de la CUOTA, «que resulta preceptiva al ubicarse sobre terrenos clasificados de protección».

La coordinadora indica que, según la comunicación del Servicio de Montes de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, de fecha 7 de julio de 2017, se concluye que las obras ejecutadas no se ajustan a las condiciones, ni al objeto para el que se autorizaron, por lo que se ha procedido a la apertura de expedientes sancionadores.

Por otro lado, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) ha constatado la realización y afecciones al dominio público sin haber obtenido autorización, por lo que ha procedido a la apertura de expedientes sancionadores, según comunicación dirigida a la coordinadora, de fecha 13 de julio de 2017.

«'Fartuco' de denuncias»

Por su parte, el regidor allerano quiso ayer da respuesta a todas y cada una de las acusaciones por esta causa urbanística. Lo primero que quiso dejar claro es que se trata de una obra «cuyos promotores son unos particulares que querían mejorar el vial para uso ganadero; el Ayuntamiento no es promotor ni ejecutor de estos trabajos». ¿Por qué se denuncia al alcalde? «La verdad, que no lo sé, pero estoy ya un poco 'fartuco', será para que el caso tenga más sonoridad», se quejaba.

¿Por qué no había licencia municipal? «Sencillamente, porque no hacía falta. Solo se requería de un permiso de la Guardería de Montes y un posterior control. Tras la denuncia, se abrió un expediente en el Ayuntamiento, ya que se considera que pudo haber un exceso en la obra ejecutada», apuntó Moreno. El Ayuntamiento pagó unos 5.000 euros. «Este Consistorio apoya siempre todo este tipo de obras que se presenta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos