Una flota de 17 camiones trabaja en el argayo de Caso

La carretera AS-117 se llena de camiones que transportan áridos desde la escombrera de La Matona hasta el argayo de Anzó. /  JUAN CARLOS ROMÁN
La carretera AS-117 se llena de camiones que transportan áridos desde la escombrera de La Matona hasta el argayo de Anzó. / JUAN CARLOS ROMÁN

Transportan toneladas de áridos de la escombrera de La Matona, propiedad de Hunosa, para construir la plataforma con la que llegar a la cima de la roca

A. FUENTE ANZÓ (SOBRESCOBIO).

Toda una flota de camiones -un total de 17- circulaban ayer sin descanso por la carretera regional AS-117 desde la escombrera de La Matona (de Hunosa) , entre el límite de Langreo y Mieres, y el argayo de Anzó. Transportan material árido para levantar la plataforma con la que poder llegar hasta la roca caída en Sobrescobio, que sigue amenazando con argayar sobre la calzada. «Esperamos poder alcanzar el alto a lo largo del día de mañana -por hoy-, llegar a lo alto de la vertical para poder iniciar las labores de saneamiento de la pared», señalaba el alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias.

Son labores fundamentales para poder asegurar la zona antes de comenzar a retirar el desprendimiento que, desde hace una semana, mantiene casi aislado a este concejo del Alto Nalón.

Esta misma semana, un grupo de geólogos de la Universidad de Oviedo ya advertía de que esta labor previa a la retirada del argayo de la carretera, el saneamiento de la roca, requería de una atención especial y de una labor en profundidad para evitar nuevos desprendimientos y garantizar la seguridad en el trayecto. El problema es que la parte superior se encuentra a unos cincuenta metros de altura y la excavadora tan solo llega a los treinta; hace falta levantar una plataforma de veinte metros para llegar a esto zona.

El helicóptero, prioritario

El alcalde de Caso sigue con atención todas las labores para reabrir el principal paso entre el concejo y el Valle del Nalón. Una de las preocupaciones de los vecinos es la seguridad sanitaria y de emergencias. «Tenemos prioridad en el municipio para contar con el helicóptero medicalizado del Servicio de Emergencias en caso de necesitarlo; eso desde el primer día», indicaba el socialista. Pero puede haber otra serie de contratiempos; «puede haber mal tiempo y que no pueda llegar en una alerta, por eso exigimos una ambulancia cuatro por cuatro para una conexión por la carretera alternativa, carretera de la Collada de Arnicio -hasta Infiesto-; y no por el mal estado de la calzada, que lleva así veinte años, sino por la nieve que puede haber, ya que se encuentra a casi mil metros de altitud».

Otra de las preocupaciones vecinales es el plazo para restablecer la conexión viaria; «sigue sin haberla y habrá que trabajar en dar soluciones en servicios como el transporte». De momento, los vecinos ya han encontrado una solución alternativa a la Collada de Arnicio, que multiplica por cuatro el tiempo normal del trayecto. Para sortear el argayo, utilizan coches estacionados a cada lado del desprendimiento y «en un cuarto de hora caminando, se puede sortear esta situación», apuntaba el regidor.

Ayer, el sendero se encontraba lleno de turistas que, aprovechando el puente de Semana Santa, acudieron a este lugar para ver las dimensiones del argayo y los letreros que con humor invitan a los curiosos a disfrutar de los parajes que ofrece esta ruta. Para suplir su incomunicación, urgen los trabajos. Por eso, no hay descanso para los operarios esta Semana Santa. Caso vive su propio calvario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos