El ganadero de Lena derriba la cuadra que le expropió Adif

López, segundo por la izquierda, en la finca junto a sus vecinos. Atrás, la cuadra derribada. / JESÚS MANUEL PARDO
López, segundo por la izquierda, en la finca junto a sus vecinos. Atrás, la cuadra derribada. / JESÚS MANUEL PARDO

Decide demoler el cebadero con sus propios medios para aprovechar los materiales de la construcción. Decenas de vecinos le dieron su apoyo

MARTA VARELA CAMPOMANES.

Raúl López es un ganadero de Campomanes. desde el pasado miércoles, tiene un auto del juez donde le informan que unos 500 metros cuadrados de una finca que tiene en esta localidad lenense están expropiados en favor del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). Ayer estaba previsto que operarios de la empresa de Fomento acudiese a la parcela derribar el cebadero donde López tenía medio centenar de terneros. Sin embargo, López no quiso esperar y el domingo por la tarde demolió con sus propios medios la cuadra «para tratar de aprovechar algunos de los materiales». La finca, que ya tiene delimitada con estacadas que marcan el espacio expropiado, pasará a utilizarse como vertedero de las obras de la variante.

López explicó que tomó la decisión de adelantarse al Adif en la demolición porque «tenía miedo de que llegasen con una pala y lo tirasen todo abajo, quedando inservibles los materiales utilizados». No podía disimular su impotencia y explicó que «la mayoría de las fincas de mis padres están siendo expropiadas desde 2006 por las obras de la alta velocidad y no podemos hacer nada». Esta finca, dijo, «está muy cerca de las obras y de la carretera así que la quieren utilizan como un vertedero de áridos». En esta ocasión el justiprecio resolvió darle 8.900 euros, pero afirmó que «no son suficientes para levantar otra cuadra para mis terneros, tendré que poner dinero si quiero seguir trabajando».

Este ganadero y carnicero lenense utilizaba la cuadra para criar una media de 50 terneros al año, con los que abastecía su carnicería. Ahora manifestó su temor a que su economía se resienta porque «me enfrento a un problema importante, para seguir adelante tendré que invertir otra vez».

Ayer Raúl López no estuvo solo. Medio centenar de vecinos y miembros de la Coordinadora Ecologista acudieron a primera hora de la mañana para acompañar al ganadero, expresarle su apoyo y manifestar al personal del Adif su descontento con la expropiación. Y es que los pueblos del valle del Huerna cercanos a estas obras están cansados de estas obras. «Llevamos años denunciando grietas en las casas en Espinedo, Ferreras y otras localidades. Vivimos llenos de polvo, soportando vertidos a regueros y es una lucha en la que nos encontramos solos», explicó la presidenta vecinal de Campomanes, Loli Martínez.

Ayer nadie del Adif apareció por la finca, pero los vecinos son conscientes de que «en las próximas horas llegarán y solo nos queda patalear».

Temas

Lena

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos