Los geólogos recomiendan retirar el argayo de Caso «desde la propia cima»

Los geólogos recomiendan retirar el argayo de Caso «desde la propia cima»
La montaña, que provocó el argayo, amenaza con continuar cayendo. Al lado, detalle de la grieta que aparece en la zona del talud donde se originó el desprendimiento. / JUAN CARLOS ROMÁN

Plantean dos fórmulas, con martillo o voladuras, aunque la segunda tiene el problema adicional de la proximidad de las casas

M. VARELA / A. FUENTE ANZÓ (SOBRESCOBIO).

El talud que mantiene cortado el corredor del Nalón (la carretera AS-117 en Anzó, en Sobrescobio) dejando aislado a Caso, presenta una grieta de grandes dimensiones que, según los expertos consultados por EL COMERCIO, «debe ser retirada desde la parte superior». Los geólogos consideran que dicho bloque de piedra -situado a unos 50 metros de altura y con un peso de treinta toneladas- debe ser retirado desde la parte superior. Recomiendan para ello dos fórmulas, empleando un martillo o con voladuras controladas; no obstante, ésta última solución se descarta en el propio concejo porque hay empresas y viviendas cerca, a cada lado del argayo.

El siguiente paso no es menos complicado ya que consideran que los geólogos «deberían descolgarse en una cesta para hacer un estudio y evaluar cómo continuar abordando el saneamiento del talud».

Las primeras apreciaciones apuntan a que se trata de «un talud muy peligroso que se encuentra a demasiada altura y muy fracturado». Por eso, consideran que debería realizarse un «estudio de bulonaje» -para habilitar escalones- en la misma montaña y ver cómo se pueden ir retirando las rocas y saneando la montaña por cuñas, «evitando cualquier riesgo para los trabajadores».

Todos coincidieron en que los trabajos serán largos en el tiempo y que deberán concluir con un mallado de la roca superior para asegurarla.

Los expertos, tras analizar el talud de piedra, señalan que solo se podrán iniciar los trabajos de retirada del escombro del derrumbe cuando estén asegurados unos treinta metros de la parte superior y resten unos 15 ó 20 por encima del escombro. Al respecto, el alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández Iglesias, señala que, efectivamente, hay muchas dificultades para realizar las labores de saneamiento y que se está a la espera de una solución por parte del Principado para reiniciar las obras.

«Ya fue muy complicado llegar a los cincuenta metros del talud para iniciar estas labores. Ahora se habla de que es preciso hacerlo en los setenta, no sé cómo se va a hacer», dijo. Lo que ya tiene prácticamente asumido el regidor es que no se van a poder cumplir los plazos previsto para tener la carretera reabierta al tráfico en unas tres semanas. «Esperemos que no sea mucho más tiempo», dijo el socialista.

Concentración en Oviedo

Los vecinos no se resignan. Por eso, a pesar de contar con un camino provisional para los todoterreno, se ha convocado una nueva concentración de protesta, esta vez frente a la propia Consejería de Infraestructuras, en la calle Trece Rosa de Oviedo. Será el lunes, día 16, a las doce. «Los habitantes de Caso estamos ahogados, matados. Me atrevo a decir que se trata del mayor argayo nunca registrado en toda Asturias. Es muy complicado pedir a los vecinos que tengan paciencia, porque hace ya tiempo que la perdimos», declaró el responsable municipal.

El argayo se produjo el pasado 22 de marzo y ha dejado aislados a 1.500 vecinos del municipio de Caso. La carretera alternativa es de la Collada de Arnicio, a Infiesto. Es una calzada en muy mal estado y que multiplica el tiempo del viaje a Caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos