El geriátrico del Montepío alcanza su récord de ocupación con 215 residentes

A los 180 usuarios se suman 35 para estancias terapéuticas en el spa, el gimnasio y la unidad de fisioterapia. El centro emplea ya a 90 personas

ALEJANDRO FUENTE FELECHOSA.

La residencia de mayores del Felechosa, proyecto social del Grupo Montepío, ha logrado esta semana su pico máximo de ocupación, con 215 residentes, superando a lo largo de este verano -por primera vez desde su apertura hace cinco años- los 200 de media. El centro cuenta con una plantilla superior a los 90 trabajadores «que le convierten, por nivel de actividad, en una de las empresas más importantes de las comarcas mineras», señala la mutua.

El motivo de haber alcanzado este récord de actividad en una residencia que ha sido dotada con nuevas unidades para que mayores y personas con afectaciones diversas realicen trabajos específicos se atribuye a «las magníficas condiciones que ofrece para trabajar con grupos de discapacidad en el campo de la hidroterapia». Así, en los meses de julio y agosto han sido varios los colectivos sociales que han reservado fechas para estancias temporales terapéuticas, con el trabajo en el 'spa', en su gimnasio y en la unidad de fisioterapia. Son grupos procedentes de Gijón, León y Valladolid, pero también de lugares como Vigo o Cádiz.

La mayoría de estos centros están vinculados a la red Aspace (para personas con parálisis cerebral) que han valorado en sus reservas la ubicación de las instalaciones, la accesibilidad, los medios técnicos y la especialización en hidroterapia. De hecho, hace poco fue sede de un curso internacional de terapia acuática impartido por el prestigioso profesor John Lambeck. Su piscina terapéutica cuenta con una grúa especial para facilitar el baño a personas con movilidad reducida. El verano ofrece, además, fechas propicias para el trabajo específico con estos grupos que vienen acompañados con monitores o profesionales propios.

Aparte de este nuevo campo, la residencia ha incrementado, en esta temporada, la media de ocupación de sus unidades geriátricas hasta los 180 residentes. Las estancias temporales en verano o los programas respiro son también un servicio demandando por las familias la hora de conciliar las vacaciones con el cuidado a los mayores. Esta instalación logró por primera vez en 2016 entrar en beneficios y viabilidad desde su apertura. Fue una de las obras financiadas por el programa de reactivación de las comarcas mineras.

La dirección del Montepío ha puesto énfasis en los dos últimos años en desarrollar un proyecto social para la residencia que le convierta en un centro puntero en atención a mayores y a personas con discapacidad.

En el foco de la investigación

En los dos últimos años, las medidas, subrayan desde la mutua, han dado sus frutos en actividad y empleo, entrando en cifras de sostenibilidad y viabilidad. El Montepío cuenta además con tarifas especiales, con un programa de ayudas dentro de su plan social y solidario.

La residencia, por un lado, da alegrías con los datos de ocupación, pero sigue siendo principal motivo de preocupación en la mutua por ser el foco de la investigación del presunto enriquecimiento ilícito del anterior presidente del Montepío, José antonio Postigo, y su amigo y antiguo secretario del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa.

El denominado 'caso Hulla', de hecho, se centra en posibles sobrecostes en la construcción del equipamiento que supuso una inversión superior a los 30 millones de euros.

Fotos

Vídeos