Un Guardia Civil fuera de servicio detiene a un hombre que abofeteó a su pareja

Un Guardia Civil fuera de servicio detiene a un hombre que abofeteó a su pareja

Langreo mantiene una media de cincuenta mujeres vigiladas por la Policía debido a las órdenes de alejamiento

MARTA VARELA LANGREO.

Un Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo, que se encontraba fuera de servicio en el distrito de La Felguera, fue quien observó una discusión entre una pareja en el entorno del parque viejo. La riña iba subiendo de tono mientras el hombre y la mujer caminaban en la misma dirección que el agente, quien iba por la acerca contraria. Esta ubicación le permitió mirar con cierta perspectiva lo que estaba sucediendo y observar todos los detalles sin que los protagonistas de este enfrentamiento se percatasen de su presencia.

Aunque el comportamiento observado no era el adecuado, todas la alarmas saltaron cuando, en un momento dado, el hombre se aproximó a la mujer , que resultó ser su pareja sentimental, para hacerle previsiblemente un comentario al oído y le acabó propinando un fuerte bofetón.

Una acción que hizo que el Guardia Civil se decidiese a intervenir de inmediato. Tras identificarse como agente de la autoridad, se ocupó de proteger a la mujer y retener en el lugar de los hechos al supuesto agresor hasta la llegada de una patrulla de la Policía Local. Fueron los agentes municipales quienes procedieron a trasladar al hombre a las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía, en calidad de detenido, por darle un bofetón a su pareja en La Felguera. Este hecho, podría llevarle a ser acusado ahora de un delito de género y posibles lesiones.

Tras conocer la noticia, la concejala responsable del área de la Mujer en Langreo, Blanca Pantiga, manifestó su condena a estos hechos y alabó la reacción del agente indicando que «es necesario que todos nos involucremos en erradicar la violencia de género y que en la medida de nuestras posibilidades intervengamos para ayudar a estas mujeres». Si bien reconoció que un gran problema es que «muchas mujeres no se atreven a denunciar por miedo. Por eso, necesitan todo el apoyo posible».

El problema de la violencia de género, según Pantiga, es uno de los que más se trabaja desde el concejo langreano. Desafortunadamente, en los últimos años se mantiene una media aproximada de cincuenta mujeres con órdenes de alejamiento de sus parejas que deben ser vigiladas por los agentes de las fuerzas de seguridad. Esto supone casi la mitad de las órdenes de alejamiento que se dan en la comarca del Nalón, que el pasado año ascendió a un total de 120.

Además, desde la Casa de Encuentro de las Mujeres, ubicada en La Felguera, se atiende psicológicamente a 77 mujeres que han sufrido episodios de violencia de género. La edad media de estas mujeres es de 40 años y, en muchos casos, el problema se une a un peligro de exclusión social cuando abandonan a sus parejas. Un servicio psicológico que fue reforzado en septiembre ante la alta demanda, lo que motivó que la psicóloga Roxana Fernández comenzase a trabajar a jornada completa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos