Hosteleros del Nalón alertan del aumento de robos «en las tragaperras»

«Aunque los identifiquen, raras veces van a la carcel porque son cantidades pequeñas, ya no sabemos qué hacer», advierten desde el gremio

MARTA VARELA LANGREO.

Complicada situación a la que se enfrentan muchos hosteleros del valle del Nalón. Aseguran que sus negocios están sufriendo repetidos robos cuyo resultado suele ser destrozos en puertas y/o cristales y en las máquinas tragaperras o de tabaco, que son el objetivo final de estos atracadores.

Los hosteleros se muestran satisfechos por la labor que realizan las fuerzas de seguridad de la comarca que, según dicen, «nos atienden con rapidez, no tenemos queja» pero advierten de que «vemos que ellos mismos no saben qué hacer porque nos asaltan para robar el dinero de las tragaperras y, como son pequeñas cantidades, aunque los identifiquen raras veces van a la cárcel». Por este motivo, aseguran que «ya no sabemos qué hacer, a algunos de nosotros nos han entrado más de una dos veces, ya no dejamos ni monedas, pero tenemos muchos daños materiales».

Los hosteleros realizan así una llamada de auxilio para reforzar el control policial en las zonas comerciales y de ocio, principalmente durante la noche, que es cuando suelen actuar estos delincuentes. Los hosteleros entienden que se debe «hacer presión» para que disminuyan estos atracos, que son considerados por la ley como menores porque el valor de los sustraído, en muchas ocasiones, no supera los 300 euros.

Temen que si no se frenan esta situación, los hurtos seguirán aumentando. Y apuntan que «pueden estar relacionados con personas que están metidas en el mundo de las drogas, ya que parece que la venta de estupefacientes ha aumentado en este municipio», aunque los robos afectan también a otras localidades de la comarca del Nalón.

En las últimas horas, estos delincuentes han atracado una sidrería en La Felguera, con el mismo resultado. Se han producido diversos daños materiales y una cantidad pequeña de dinero en metálico. Días atrás también hubo un robo en una cafetería inaugurada recientemente en este mismo distrito langreano. En ambos casos, los vecinos consideran que la escasa visibilidad de la zona favorece este tipo de delitos. «En las calles hay poca luz y eso contribuye a incrementar la inseguridad en estas zonas. Son robos muy rápidos, actúan en pocos minutos y se llevan poco dinero», criticaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos