Hunosa inicia el proceso para dotar de geotermia a los pisos de La Mayacina

El agua bombeada en el Pozo Barredo servirá para ofrecer un servicio de climatización a las viviendas de La Mayacina. / J. CARLOS ROMÁN
El agua bombeada en el Pozo Barredo servirá para ofrecer un servicio de climatización a las viviendas de La Mayacina. / J. CARLOS ROMÁN

Saca a contratación la redacción del proyecto para construir un conducto de un kilómetro y bombear agua del Pozo Barredo a 250 viviendas

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Hunosa ha puesto en funcionamiento el mecanismo para expandir su sistema energético de geotermia (que utiliza el agua del Pozo Barredo, en Mieres) a las viviendas de la zona de La Mayacina. En detalle, la hullera acaba de iniciar el proceso de contratación del proyecto para construir una red de calor a diferentes edificios que se encuentran en el entorno de la mencionada explotación minera. En la actualidad, el agua de esta mina ofrece servicio de calefacción y climatización al campus universitario, al Hospital Álvarez-Buylla y la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN) en el municipio. La licitación para realizar este diseño del plan es de 70.000 euros.

Hunosa destaca que la nueva red de abastecimiento de calor debe incluir el Instituto de Educación Secundaria Bernaldo de Quirós. «Para poder optimizar la ratio de potencia instalada-energía producida se debe intentar acceder a un mayor número de clientes, cuya demanda no coincida en el tiempo», recoge el documento técnico.

Por eso, apunta a dos edificios ubicados en La Mayacina, con casi 250 viviendas. «La ventaja de dar servicio a estos inmuebles, aunque se encuentren a una distancia moderadamente elevada del Pozo Barredo, es que están diseñados con un sistema de climatización de baja temperatura».

El informe de prescripciones técnicas recuerda que el Pozo Barredo cesó su actividad en 1994. El agua bombeada desde esta explotación ofrece energía a los edificios ya citados. Estos proyectos se vinculan a contratos de servicios energéticos y reportan a Hunosa «importantes ingresos» por una doble vertiente. La primera, por el propio coste del servicio que factura la hullera. La segunda, por el retorno de un coste «eterno» para la empresa pública ligado al bombeo de los pozos mineros. Se trata de una labor obligada derivada del mantenimiento de las cotas de seguridad de las minas sin actividad extractiva.

Dos años de retraso

Hunosa ya puso en marcha ante el Ayuntamiento de Mieres la tramitación administrativa para obtener los permisos necesarios hace más de dos años. Su objetivo es construir una conducción subterránea de casi un kilómetro de longitud entre el Pozo Barredo y La Mayacina. El impulso de este proyecto vino dado por un acuerdo inicial alcanzado con el Principado (las viviendas son de promoción pública) para dotar al ensanche urbano mierense de la energía geotérmica. Este acuerdo preveía desarrollar proyectos similares en viviendas de Langreo (Langreo Centro) y de Siero (Pumarabule).

El objetivo es que Hunosa suministre calor a los edificios que impulsa el Principado a precios mucho más bajos que los que ofrecen los servicios con combustibles convencionales.

La conducción se llevará a cabo utilizando una tubería especial que evite que se pierda energía en el trayecto. El circuito irá luego desde las bombas de calor de los edificios hasta el punto de vertido autorizado en Barredo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos