Identifican a un mierense como presunto cazador ilegal en Babia y Luna

Piezas capturadas.

Junto con otro cazador de San Andrés del Rabanedo, en León, están acusado de la captura ilegal de nueve piezas

LEONOTICIAS

La Guardia Civil de León, ha descubierto a una persona realizando una entrega de nueve trofeos de caza mayor a un taxidermista (seis rebecos y tres corzos), careciendo del oportuno precinto que estas piezas deben tener.

Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Villablino tuvo conocimiento, mediante colaboración ciudadana, del abatimiento irregular de piezas de caza mayor en las montañas del 'Parque Natural de Babia y Luna', término municipal de Cabrillanes.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril, al entender que varias personas se podrían estar dedicando de manera irregular a la caza en los distintos cotos de la zona.

Según las gestiones practicadas, estos cazadores procedían a la compra-venta de precintos, daban muerte a las piezas de caza mayor, no procediendo al precintado de las mismas con el fin de abatir más animales con el menor número de precintos. Posteriormente, otra persona recogía dichos animales y daba comunicación al taxidermista, quien se desplazaba hasta un lugar señalado para su recogida, naturalización y entrega de los trofeos al cazador que contrató sus servicios.

Tras establecerse un dispositivo de vigilancia y localización de los cazadores, se identifico a dos varones de 37 y 53 años de edad, con domicilio en San Andrés del Rabanedo y Mieres, como supuestos autores de la comisión de estos hechos constitutivos de varias infracciones administrativas a la Ley de Caza de Castilla y León.

Los hechos descritos están tipificados en la Ley de caza 4/1996 de Castilla y León como graves, lo que es sancionable con cantidades que oscilan entre los 500 y los 5.000 euros y la retirada de la Licencia de caza entre uno y tres años. La sanción también lleva aparejada la indemnización del valor del animal a favor del titular del aprovechamiento cinegético que en el caso del rebeco macho sería de 9.261 euros por ejemplar y la del corzo de 6.174 euros.

La investigación sigue abierta, no descartando la relación de más personas y el hallazgo de más animales. Las denuncias confeccionadas a la ley de caza y los efectos intervenidos, han sido puestas a disposición del Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Temas

León

Fotos

Vídeos