La iglesia de Nembra se prepara para recibir los restos de sus mártires

El párroco de Nembra, Enrique Iglesias, muestra el lugar que albergará los restos. / JESÚS MANUEL PARDO
El párroco de Nembra, Enrique Iglesias, muestra el lugar que albergará los restos. / JESÚS MANUEL PARDO

El próximo sábado habrá una misa en la que se inhumarán las reliquias de los beatos muertos durante la guerra civil hace 81 años

A. FUENTE NEMBRA (ALLER).

Genaro Fueyo Castañón era sacerdote diocesano y párroco de Santiago Apóstol de Nembra. Tomó posesión de la parroquia en 1899. Durante esos años, se formó una importante sección de la Adoración Nocturna Española, en la que él participaba activamente. Según cuentan las crónicas, fueron dieciocho los milicianos -de los que cuatro eran mujeres- quienes lo introdujeron el 21 de octubre de 1936 a empujones en la iglesia y, tras torturarlo con un cuchillo, le pegaron un tiro en la cabeza. Tenía 72 años. En el templo ya estaba encarcelado Isidro Fernández Cordero de 43 años. Estaba casado y tuvo siete hijos, de los cuales tres serían religiosos. Era minero en la Hullera Española.

Segundo Alonso González, de 48 años, tenía dos hermanos dominicos misioneros y una hermana dominica de clausura. Tuvo doce hijos y su mujer falleció en el parto del último. Hizo labores de carpintero, arrendó tierras y trabajó en la mina. Ese 21 de octubre fue apresado y enviado a la cárcel, en la iglesia. Antonio González Alonso estudiaba en la Escuela de Magisterio y también adorador nocturno. Lo habían matado varios días antes. Tenía 24 años. Su cuerpo nunca fue encontrado.

Son los cuatro mártires de Nembra que fueron beatificados en la Catedral de Oviedo el 8 de octubre de 2016. Será el próximo sábado, cuando se cumplen 81 años de estos sucesos, cuando sus restos regresen al templo allerano. El párroco de la localidad, Enrique Iglesias, confirmó que se oficiará una misa a las 12 horas y que asistirán miembros de la Adoración Nocturna de Oviedo. Los trabajos para adecuar el altar que custodiará a los beatos se están realizando estos días para que esté todo listo para el 21 de este mes. El presbiterio, dedicado a los santos José Antonio y Pedro, se encuentra en el a la derecha de la iglesia.

«Murieron por el odio a la fe»

Fue el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien ofició la ceremonia de beatificación de los mártires. En la catedral ovetense afirmó que murieron por un profundo «odio a la fe», mientras que ellos respondieron a sus asesinos «con perdón».

El templo allerano, en la actualidad, explicaba el párroco, ya alberga una muestra pictórica de Favila, que representa a los cuatro represaliados. Fue un encargo del propio Enrique Iglesias al autor, «que es amigo mío ya que estudiamos juntos».

La obra contiene los rostros de los beatos sobre un fondo negro, «que representa la maldad y desde donde se abre la luz sobre la Iglesia y la Cruz de la Victoria. En la parte inferior, junto a la iglesia parroquial, se encuentran, entre otros, el impulsor de la beatificación, el sacerdote Ángel Garralda.

Fotos

Vídeos