Infraestructuras concluye el asfaltado de la AS-117, donde cayó el argayo de Anzó

El alcalde de Caso, Miguel Angel Fernández Iglesias, se muestra aliviado con el final de la obra de reposición del firme para el servicio de los vecinos

A. FUENTE SOBRESCOBIO.

La Consejería de Infraestructuras ha concluido el asfaltado del tramo de la carretera AS-117 donde se produjo en marzo el argayo de Anzó, en Sobrescobio. Un desprendimiento que mantuvo aislado al concejo de Caso durante semanas. El regidor casín, Miguel Ángel Fernández Iglesias, se mostraba ayer «más que aliviado», según dijo, al completarse la obra de asfaltado del vial para dar servicio a los vecinos. «Se ha repuesto totalmente el firme y se han instalado las protecciones laterales; ya solo resta el pintado que se hará de forma inminente», dijo.

Los operarios finalizaron la adecuación inicial de la calzada el pasado viernes, cuando se abrió al tráfico para todo tipo de vehículos. Se calcula que el coste total de los trabajos realizados para resolver esta emergencia podría alcanzar los 800.000 euros.

Desde el Gobierno de Asturias han defendido que se ha trabajado «desde el mismo día en que se produjo el desprendimiento con la máxima diligencia» y que han puesto a disposición «todos los recursos para solucionarlo en el plazo más breve posible, pese a la complejidad de las labores». Así, insistieron en lamentar las molestias que el incidente ha ocasionado a los vecinos y visitantes de Caso y agradeció el trabajo y la colaboración de los alcaldes de los dos municipios, Caso y Sobrescobio.

Obras en el cauce del río

Como consecuencia del desprendimiento, el firme de la vía resultó afectado con grietas en gran parte de la longitud del tramo, por lo que se ha saneado. También ha sido restituido un tramo de cuneta de hormigón dañada y se ha iniciado la retirada del material existente en el talud de la margen derecha de la carretera y en el cauce del río.

Como labores pendientes restan el pintado de las marcas viales así como el refuerzo de la escollera de sostenimiento existente en el pie del talud. Por último, se retirará el desvío provisional para devolver la zona a su estado original, conforme a las indicaciones de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. La obra ha implicado el movimiento de más de 14.000 metros cúbicos de material, 5.400 de ellos procedentes del talud. Unos 5.000, se emplearán ahora en las obras del Parque Natural de Redes.

Por otro lado, el director general de infraestructuras, José María Pertierra, explicó que se va a realizar un estudio del trazado de esta carretera, desde Laviana, para determinar las posibles zonas de riesgo de nuevos argayos para evitar, de este modo, nuevos casos como el del argayo de Sobrescobio. Admitió que «fue una obra muy complicada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos