«Tuvo que ser algo instantáneo, no le dio tiempo a pedir ayuda»

Amigos y allegados de Klaus García, a las puertas de la casa familiar en Veneros. /  J. C. ROMÁN
Amigos y allegados de Klaus García, a las puertas de la casa familiar en Veneros. / J. C. ROMÁN

Familia, amigos y compañeros de partido del edil de Caso Klaus García velaron el cuerpo del joven en la casa familiar antes de la incineración

MARTA VARELA VENEROS (CASO).

Lágrimas y recuerdos en el segundo día de luto en Caso tras la muerte del joven concejal de IU, Klaus García. La tristeza se apoderó ayer, sobre todo, del pueblo de Veneros tras la confirmación, durante la mañana del miércoles, del fallecimiento por accidente del responsable municipal.

A la casa familiar de Veneros llegó el cuerpo al mediodía -procedente del Instituto de Medicina Legal de Oviedo, y, desde entonces, se convirtió en el punto de encuentro para despedir al joven. Pocas eran las palabras, todos recordaban su carácter afable, sus ganas de charlar con todos pero, sobre todo, la montaña, su montaña. Así uno de sus amigos destacó que «su gran amor eran estos montes, amaba la montaña y ella se lo llevó. Murió donde le habría gustado, donde era más feliz, pero demasiado pronto».

Una muerte que presuntamente le llegó de forma fortuita, aunque aún están confirmado el Instituto de Medicina Legal. Sin embargo, en Veneros lo tienen claro. De ahí que un nutrido grupo de vecinos comentase que «está claro que fue un accidente, un resbalón por lo helado de la zona que terminó con su vida». El joven fue localizado con su mochila al hombro, donde llevaba guardado su teléfono móvil. «Tuvo que ser instantáneo porque ni le dio tiempo a sacar el móvil para pedir ayuda», comentaron. Es el sentir general del pueblo.

Susto en 2001

Los casinos le conocían desde 'guaje' y en esta jornada de luto recordaron como «siempre acompañaba a su padre al monte. Pensé que nadie iba a conocer mejor el monte que José (el padre de Klaus), pero llegó el 'fíu' y lo superó, y como le gustó desde siempre...», comentó otro de los allegados a la familia.

Entre los presentes, también recordaron que «en diciembre de 2001 se desorientó en la montaña junto a su padre, su hermana y dos amigos, debido a una tormenta de nieve en la zona del pico Tiatordos, en Caso. Fueron rescatados después de unas horas, en perfecto estado gracias a que iban bien abrigados». El joven creció entre las montañas en las que sufrió el fatal accidente. Fue su última salida a la montaña, en la zona del Visu la Grande. Una nueva aventura, según las personas más cercanas a él, que «seguramente tenía pensado reflejar en su blog 'El precio de la libertad'».

Los mensajes de condolencia no cesan de llegar desde toda Asturias, pero también de los compañeros que compartieron con él su pasión por la montaña. Así desde el Centro de Estudios Deportivos Cántabro, donde cursaba el segundo nivel de Técnico Deportivo-Media montaña, recordaron a Klaus con un 'Hasta siempre compañero, fue un placer caminar contigo'.

Fue el martes por la mañana cuando Klaus García subió al monte, algo habitual en él. Preparó todo el material necesario y partió de su casa de Veneros en bicicleta, con su mochila a la espalda y también con sus esquís de travesía. Se dirigía hacia Belerda, a la zona de la Canalina. Al finalizar la tarde y ante la falta de noticias sus padres se alarmaron y se inició la búsqueda. Antes de las nueve de la mañana fue localizado su cuerpo en una canal, entre Les Campes y el Visu la Grande, donde fue rescatado por el helicóptero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos