José María Álvarez, Hijo Predilecto de Sobrescobio

El alcalde impone a Álvarez la insignia de Hijo Predilecto.
El alcalde impone a Álvarez la insignia de Hijo Predilecto. / J. C. ROMÁN

El Ayuntamiento reconoce la gran labor cultural y asociativa que 'Pepín' ha impulsado en el concejo | El homenajeado, el tercero que recibe este título en el concejo, se muestra agradecido por los halagos y advierte de que «sois muy exagerados»

MARTA VARELA RIOSECO.

Tranquilo, de eterna sonrisa, paciente, dinamizador, de mirada clara, inteligente, ordenado, gran lector... los coyanes no paraban ayer de definir a su nuevo Hijo Predilecto, José María Álvarez, con adjetivos y apelativos cariñosos. Nadie quiso perderse la imposición institucional de la insignia que le reconocía como su tercer Hijo Predilecto del concejo, detrás de Wenceslao Roces, y Julio Cuadrado (Julio 'El de Rioseco').

El Ayuntamiento se quedó pequeño para acoger a los vecinos que querían compartir con 'Pepín' ese momento, invitados a través de un bando municipal a participar en este acto. Y es que este reconocimiento institucional se convirtió en un acto de cariño hacia uno de los coyanes que más influyó en la vida de muchas generaciones. Allí se recordó su siempre «desbordante juventud porque generaciones y generaciones hemos compartido con él momentos de risas, animadas charlas en un bar».

El alcalde coyán Marcelino Martínez le impuso a 'Pepín' el reconocimiento institucional y destacó su carácter conciliador. «Cuando alguien iniciaba una discusión llegaba Pepín y la zanjaba conciliando posturas», reconoció el primer edil de Sobrescobio. El homenajeado, arropado por su familia y amigos, se emocionó con el nombramiento y comentó que «sois muy exagerados, conmigo siempre han colaborado muchos vecinos por eso hicimos todas estas cosas que decís».

'Pepín, el de la biblioteca', o 'Pepín, el de María' o Pepín, el nuestru'. Con todos estos apelativos se conoce a José María Álvarez González en su concejo hizo gala una vez más de su discreción y su humildad. Pero, en esta ocasión, sus vecinos y amigos no le dejaron, no fueron pocas las anécdotas recordadas y los episodios narrados sobre la dedicación de este coyán a su pueblo y a sus gentes, mayoritariamente de forma desinteresada.

Unos recuerdos que para la portavoz socialista Tensi Carmona le otorgan también a Pepín los títulos de «patrimonio cultural de Sobrescobio y el mejor dinamizador de nuestra vida cultural, deportiva y asociativa». Y que fueron suficientes para que toda la corporación de manera unánime aprobase su nombramiento de Hijo Predilecto.

Y es que Pepín, fue durante años tesorero y bibliotecario municipal «inculcando el amor por la lectura y por los libros a muchas generaciones de coyanes», apostillaba Carmona. Pero además, impulsó el movimiento asociativo coyán creando, junto a otros vecinos el Club La Panoya, poniendo en valor la unión vecinal con la Fiesta de la Primavera, pero también actuando con el 'Cuadro Artístico de Rioseco' o impulsando un equipo de fútbol. Es tal el respeto y el cariño que tiene todos los coyanes por este vecino, que el único pero que ayer le ponían algunos es que «es socio del Sporting desde 1971, sino sería perfecto». Pepín lo explicó «es que el Oviedo me gusta un poco menos».

Fotos

Vídeos