Una res de Laviana, con graves daños tras un ataque de lobo

El ganadero lavianés, con su ternera, tras el ataque del lobo en la zona de Peñamea.
El ganadero lavianés, con su ternera, tras el ataque del lobo en la zona de Peñamea. / M. V.

MARTA VARELA POLA DE LAVIANA.

Jerónimo González es un ganadero lavianés que lleva muchos años criando reses. Los continuos ataques de lobos en la zona le llevó a retrasar la subida de su ganado a los montes de Peñamea y espero hasta hace solo unos días. Lo hizo con sus vacas ya paridas, pero su tranquilidad duró apenas unos días. En la mañana de ayer, al ir atender a su ganado, González se encontró con una de sus reses más pequeñas, una ternerita, con un gran mordisco del lobo en su pata derecha trasera.

Ahora tiene la incertidumbre de que hacer con su ganado. Incluso baraja devolverlo a la cuadra, aunque el coste económico que esto acarrearía se duplicaría. González sufre, como otros ganaderos, numerosos ataques de este tipo cada año. Él asegura que lleva dos años sin cobrar las indemnizaciones.

Otros ganaderos de la zona confirmaban ayer que en los últimos días ya se hablaba de la presencia de lobos en las cercanías. También de algunos ataques en áreas como la del Raigosu. Ahora temen que estos ataques aumenten, algo que su paciencia, aseguran, no soportaría. Lo cierto es que, al igual que los ganaderos de Caso y Sobrescobio, no saben que hacer ante los ataques cada día más habituales de lobos a las cabañas ganaderas del Alto Nalón.

Fotos

Vídeos