Lena vigilará para evitar disturbios por el regreso de los Vargas

Barrio de El Masgaín. /J.M.P.
Barrio de El Masgaín. / J.M.P.

Dicen que los Ferreduela entienden la vuelta del clan a Pola como «una provocación», al incumplir el destierro por el crimen de Ujo

A. F. G. POLA DE LENA.

El Ayuntamiento de Lena quiere evitar posibles disturbios y enfrentamientos entre clanes gitanos en el barrio del Masgaín tras el regreso de los Vargas. El domingo por la tarde, se vivieron «momentos de mucha tensión», según indican desde el Consistorio, cuando familias cercanas a los Ferreduela se enteraron de que hasta al concejo se había acercado varios miembros de los Vargas, con quienes mantienen una pugna abierta desde el doble crimen de Ujo, ocurrido el 20 de julio de 2010. «Vamos a intensificar la vigilancia para evitar este tipo de conflictos en el barrio», explicaba ayer la alcaldesa del concejo, Gema Álvarez (IU).

Desde ese día, cuando unas cuarenta personas acudieron hasta el lugar armados con palos y bastones para tomar represalias por el tiroteo en el área recreativa mierense en el que murieron dos miembros de los Ferreduela, los agentes municipales y la Guardia Civil han intensificado la vigilancia en la zona y realizan rondas periódicas. «Ya se apaciguaron los ánimos, aunque estaremos expectantes para solucionar los problemas que se puedan presentar a partir de ahora», señaló la regidora. El lunes por la mañana hubo también un conato de enfrentamiento entre los clanes que hizo necesario el despliegue policial.

Fuentes cercanas a los Ferreduela entienden que el regreso de varios miembros de la familia Vargas a la región es una «provocación». Y es que fueron condenados por la ley gitana al destierro tras las muertes en Ujo. Desde entonces, han estado viviendo en Galicia.

Un cumpleaños sangriento

Hace siete años, las familias Ferreduela y Barrul celebraban en el área recreativa el cumpleaños de una menor. José Vargas, miembro de otra familia gitana, les recriminó la organización del evento y les invitó a marcharse del lugar. Ante la negativa de las familias, Carlos, uno de los hermanos de José Vargas, sacó una pistola y disparó una pistola alcanzando a David Ferreduela Gabarre, en la cabeza y el pecho, y provocándole la muerte, al igual que sucedió con Juan Ferreduela Barrul, a quien también hirió mortalmente en la cabeza. Otras cinco personas resultaron heridas. Tres componentes del clan, el autor de los disparos, su padre y su hermano fueron condenados a un total de 125 años de prisión.

Temas

Lena

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos