Caso llora a Jorge Vega Calvo

Amigos y vecinos del fallecido se acercaron hasta la iglesia parroquial para darle el último adiós./J. C. Román
Amigos y vecinos del fallecido se acercaron hasta la iglesia parroquial para darle el último adiós. / J. C. Román

El conductor del vehículo despeñado, Manuel García, continúa en estado grave en el HUCA. Todavía no ha recobrado la consciencia. «La sociedad casina está rota», dice el párroco en el funeral por el accidente

Alejandro Fuente
ALEJANDRO FUENTEMieres

«Jorgito era una persona muy querida en el municipio, conocido por todos, y una bella persona». Los vecinos coinciden en alabar la figura de Jorge Vega Calvo, quien falleció de forma trágica, en la noche del miércoles, al salir despedido de un coche que se precipitó por un pronunciado barranco en Campo de Caso. El funeral se ofició este viernes en la iglesia parroquial de la localidad. Fueron muchas las personas que se acercaron desde antes del mediodía para dar su último adiós a este antiguo trabajador de la piscifactoría del concejo, ya jubilado. «La sociedad casina está rota por este accidente», clamaba desde su púlpito el párroco del concejo y Sobrescobio, Roberto Mata.

Amigos y vecinos del fallecido llegaron el templo y muchos de ellos se quedaron en el exterior. «No sabemos el motivo por el que cogieron esa ruta, pero la caída fue tremenda y el golpe brutal», señalaban en los corrillos. Se referían a que Jorge Vega Calvo iba en el interior del Citroën ZX que conducía un amigo suyo, Manuel García. Se dirigían desde Campo de Caso a la vivienda de Jorgito en Veneros; pero no lo hicieron por la vía habitual, la carretera AS-117, la del Puerto de Tarna. Accedieron a una senda peatonal que comienza detrás del centro de interpretación del Parque Natural de Redes. A la altura del hotel rural Reciegos, las dos ruedas derechas del automóvil se salen de la pista de hormigón y se despeñan por un pronunciado barranco llegando hasta la carretera principal, donde fue encontrado el vehículo poco antes de las diez y media de la noche.

Más información

Una de las coronas había sido dedicada por sus amigos; fueron ellos quienes levantaron el féretro. Entre ellos, el próximo alcalde del concejo, el socialista Miguel Ángel Fernández Iglesias. La hermana del fallecido, Gloria, estaba desconsolada a pesar de las muchas muestras de cariño expresadas por quienes acudieron al funeral. Posteriormente, el cuerpo recibió sepultura en el cementerio municipal.

Extrema gravedad

Jorgito el de Veneros, como era conocido en el pueblo, falleció con 67 años al poco de ser encontrado entre las zarzas del barranco, casi a la una de la madrugada. Los sanitarios, que tuvieron que regresar al lugar porque desconocían que iban dos personas en el vehículo siniestrado, no pudieron hacer nada por la gravedad de las heridas.

El conductor, Manolito el de Tarna, de 60 años, continúa ingresado en estado crítico en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en Oviedo. Fue la persona que se encontraron los efectivos de emergencias en el interior del coche al poco de despeñarse. Sufrió un fuerte impacto en la cabeza y perdió mucha sangre. Este viernes aún no había recobrado la consciencia y permanecía en coma. «Igual cogieron ese camino porque pensaron que era más rápido, a saber el motivo», se comentaba en el exterior del templo mientras se interesaban por el estado del herido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos