La mala conservación de las carreteras preocupa a los conductores del Nalón

Familiares, amigos y conocidos de Igor Navarrete acudieron al tanatorio de Langreo.
Familiares, amigos y conocidos de Igor Navarrete acudieron al tanatorio de Langreo. / J. M. PARDO

Tres personas han fallecido en dos accidentes de tráfico que se han producido este mes en las carreteras de Caso

MARTA VARELA CAMPO DE CASO.

Pequeñas piedras en la carretera, arcenes sin limpiar, desconchones en el firme, maleza que dificulta de visibilidad, baches con historia, manchas de aceite, gasolina, pequeños hundimientos... son algunas de las incomodidades que se encuentran a diario los conductores que transitan por el valle del Nalón, principalmente por la zona alta (Laviana, Sobrescobio y Caso). Son inconvenientes que la gran mayoría achaca a la falta de mantenimiento y que algunos relacionan con los accidentes que se producen en la zona.

Desde los ayuntamientos reclaman al Principado obras y un mayor mantenimiento de los viales pero los usuarios explican que «cada vez que paso me encuentro con algo nuevo, un bache, rocas en la carretera...hay que ir con mucho cuidado», explicaba ayer camino de Campo de Caso, Anselmo García, vecino de El Entrego y usuario habitual de estos viales. Y es que las reparaciones demandadas tardan demasiado en llegar, por eso, los regidores han de solicitar en varias ocasiones que se actúe antes de que la petición sea efectiva. Mientras, las carreteras del Nalón continúan en precario.

El sentir general apunta a Caso como el concejo donde se concentran los mayores problemas. De hecho, en apenas un mes, ya se han registrado tres fallecidos en las carreteras casinas. A principios de julio perdían la vida dos vecinos que conducían por una carretera local de la localidad de El Campu y el pasado sábado engrosó esta lista negra el joven motorista de Sotrondio, Igor Navarrete. Ocurrió en las cercanías de la compuerta del pantano de Tanes. Pero, además, los vecinos aseguran que «hay golpes pequeños y muchos sustos casi a diario».

Los principales problemas se localizan en el tramo de la AS-17 que comunica el pueblo de El Campu con el puerto de Tarna. Se trata de un trazado sinuoso que, en estos momentos y tras años de reclamaciones, está siendo reparado en aquellas zonas que ofrecen menos seguridad para los conductores. Los casinos remarcan que están de acuerdo con estos arreglos puntuales pero que «es imprescindible que luego se mantenga en buen estado y no que vengan cada veinte años a reparar», explicaba Berto Suárez. Pendiente de un acondicionamiento está la carretera a la Collada de Arniciu por la que prácticamente sólo circulan los vecinos de las localidades que se encuentran a su paso ya que su mal estado ha alejado en los últimos años a visitantes y turistas, explican.

Más

Fotos

Vídeos