Un matrimonio denuncia actos vandálicos en su casa, en Rioseco

Fernando y Nuria en el exterior de su casa. / ROMÁN
Fernando y Nuria en el exterior de su casa. / ROMÁN

MARTA VARELA RIOSECO.

Tres años soportando fechorías y amenazas han sido demasiado. Fernando Fidalgo y Nuria Ruiz denunciaron ayer ante la Guardia Civil el acoso al que están siendo sometidos durante los últimos tres veranos por un grupo de jóvenes de las localidades de Campiellos y Rioseco. Unos hechos puestos en conocimiento del equipo de gobierno y de las fuerzas políticas desde el verano de 2015.

Este joven matrimonio, de origen madrileño, sitúa el origen de su persecución en el verano de 2015. «Había mucho ruido en el parque infantil pegado a nuestra casa y cometimos el error de decirles que no armasen ruidos, y comenzaron a hacerlos su diversión de verano con insultos, tirada de petardos y demás», relata Fidalgo. Desde entonces, principalmente en los meses de julio y agosto, los ataques a su propiedad y los insultos no cesaron, en numerosas ocasiones se requirió la presencia de la Guardia Civil a la que se aportaron diversas pruebas, pero a pesar de las recomendaciones de que denunciasen «no queríamos porque son jóvenes conocidos por todos, con familia en el pueblo y creíamos que se iba a solucionar».

Pero la madrugada del pasado miércoles, el miedo se apoderó de este matrimonio cuando esos jóvenes les tiraron a la fachada de su casa y al tejado decenas de kilos de manzanas y huevos. Tras personarse de nuevo la Guardia Civil y recabar diversas pruebas tomaron la decisión de denunciar los hechos. Ahora este presunto acoso de una pandilla de jóvenes coyanes a un matrimonio de Rioseco está en manos de la justicia. Fernando y Nuria aseguran que solo quieren «vivir en paz en nuestra casa, de donde no nos iremos».

Fotos

Vídeos