El medio rural, en femenino

La consejera con Amor Calvo, Almudena Cueto y Flor Tuñón, de AMCA. / J. M . PARDO
La consejera con Amor Calvo, Almudena Cueto y Flor Tuñón, de AMCA. / J. M . PARDO

Amor Calvo Cabeza, de Caso, es homenajeada como Abuela Campesina 2017 | Más de trescientas personas acuden a la fiesta que desde hace 27 años organiza la asociación de mujeres que trabaja en el campo

ALEJANDRO FUENTE CANZANA (LAVIANA).

Amor Cabeza Calvo estaba ayer «más que emocionada» porque ha sido elegida como Abuela Campesina del Año en Asturias, porque había más de trescientas personas en el homenaje a toda una vida trabajando y porque reunió toda su familia. «No me quedó nada sin trabajar, todo el día con la 'fesoria' para adelante y para detrás. Ahora todo ha cambiado, porque hay mucha maquinaria; es todo diferente, en todos los sentidos». El acto de reconocimiento estaba organizado por Asociación de Mujeres Campesinas de Asturias (AMCA) y llenó el restaurante de Canzana, desde donde hay unas excelentes vistas de Pola de Laviana. «Estoy muy emocionada, sí. Es que ver a tanta gente que te quiere, pues presta mucho», decía Amor.

Nacida en Gobezanes, un pequeño pueblo de Caso, cumplió 93 años el pasado mes de abril. Hija de José y de Balbina, ambos de Caleao y dedicados al trabajo del campo, recordó una infancia humilde pero feliz al lado de sus hermanos. «Entonces había dos escuelas en la parroquia casina, una para niños y otra para niñas, con cuarenta rapaces en cada una de ellas», repasó. Se acordó también de sus maestros y agradeció que sus padres no la sacaran de la escuela para ir a trabajar, como era normal entonces, «cuando todos debían ayudar a sus padres en los trabajos del campo y de la casa. Toda la vida en el campo, con 'gochos' y 'vaques', y el molino». Apuntó que al año de casarse fue 'chigrera' y contó que «un día me pidieron un 'sol y sombra', y no sabía lo que era».

La tradición continúa

Calvo se consideró una gran amante de la vida de campo y se mostró satisfecha por haber logrado que continúe la tradición en su familia. «Mis hijos trabajan fuera, pero cuando pueden vienen al campo a cuidar a los animales. Les gusta. Tengo un nieto que tiene ovejas y es muy curioso. Voy a morir gustándome los 'gochos' y 'les vaques'». También tuvo un molino y cultivaba lechugas que vendía. Después, se quedó viuda y tuvo que pelear duro para sacar adelante a la familia.

Entre las muchas autoridades que acudieron al homenaje, estaba la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales. María Jesús Álvarez destacó la labor de AMCA «que lleva 27 años celebrando el acto de reconocimiento a la mujer campesina». La responsable regional reivindicó el papel que en la actualidad tiene la mujer en el mundo rural «ya que son ellas quienes regresan al campo con nuevos proyectos y planes de diversificación, tiene más iniciativa».

Temas

Laviana

Fotos

Vídeos