Medio siglo de corderu en Llagüezos

Los romeros comienzan a recoger las primeras raciones de cordero, mientras otras piezas terminan de asarse en el prau. / JESÚS MANUEL PARDO

Algunos asistentes compran el cordero en Quirós y lo comen a pocos metros, en LenaLos 'Güelos del Aramo' fueron Estrella Pérez, de 83 años y vecina de Quirós, e Ismael Martínez, de 88, y residente en La Pola

MARTA VARELA LENA/QUIRÓS.

Había miedo al mal tiempo, pero ayer el olor del cordero asándose reinó en el prau de L.laguezos este primer fin de semana de julio. Es una tradición que cumple 50 años de celebración. Es un día de hermandad, entre los concejos de Lena y Quiros que tienen allí la confluencia de sus límites. «Nunca sablemos si comemos el cordero en Lena o si escanciamos la sidra en Quirós» explicaba Manolín García, vecino de Oviedo pero con orígenes en Quirós, quien aseguró que lleva más de treinta años acudiendo con su familia a esta tradicional cita veraniega.

La docena de asadores llegaron a primera hora para colocar aproximadamente 12 kilos de carne de corderos que tenían asignado cada uno de ellas, con el fin de estar listos para la hora de comer. Los romeros no fueron tan madrugadores, algunos temían al tiempo aunque llegaron cargados de viandas al 'prau'. Unos llegaban en coche, pero otros muchos lo hacian caminando o en caballo, al considerar que es más tradicional.

Al mediodía continuaban llegando al alto La Cobertoria que ya esta animado por las Bandas de Gaitas 'Güestia' de L.lena y la de Teixo Manolo Quirós, de Quirós. No tardaron mucho en animarse a bailar con ellos algunos romeros. Aunque primero se hace la visita obligada a ver como los doce asadores llevan los asados y elegir de cual iban a comer.

Las raciones de cordero se repartieron desde las dos de la tarde con un plato conmemorativo«Subimos al prau aunque haga mal tiempo para cumplir con la tradición», dicen

Uno de los momentos más bonitos del día fue el homenaje que se hizo con la entrega de las placas conmemorativas a los 'Güelos del Aramo'. Este año se distinguió a la quirosana, Estrella Pérez Menéndez de Rano, de 83 años, y al lenense, Ismael Martínez Álvarez, de La Pola, de 88 años. Ambos pudieron disfrutar con sus familias de un día espectacular. La alcaldesa de Lena Genma Álvarez, puso en valor este reconocimiento porque «es lo mejor que tenemos, nuestra gente».

700 raciones

Había gana de comer cordero, «porque sabe mejor en Llagüezos» explicaba Canor Sánchez, por lo que los romeros llegaron al prau Llaguezos con ganas de disfrutar lo q ue propició que se vendiesen cerca de 700 raciones de cordero practicamente todas las que se pusieron a la venta.

El precio se mantuvo en relación a otros años. Por 20 euros, la organización entregó el 'tupper' de cordero, pan, postre casero y, los más afortunados, se llevaron un plato conmemorativo de estos 50 años de Llagüezos. Se repartieron hasta agotar existencias. A pesar de ello, cada año se sirven menos raciones. Hace apenas un lustro se superaban las mil, los organizadores y los asadores esperan que se vaya recuperando la tradición de comer cordero en Llagüezos.

El festejo volvió a ser una cita ineludible para los más jóvenes. Cada año es más notable su presencia en este paraje natural en la falda de la Sierra del Aramo. Si bien la tradición de disfrutar de este día en familia no decae, tal y como certificaron los Gutierrez, de Lena, que comentaron que «siempre venimos, incluso subimos algún año con mal tiempo y tuvimos que bajar porque no se podía estar en el prau, pero hay que subir» afirmaba el abuelo Chus Gutiérrez. La fiesta del cordero de Llagüezos fue declarada de Interés Turístico Nacional en 1984.

Fotos

Vídeos