Un mierense, a punto de perder una mano tras recibir un hachazo

Una de las limpiadoras del hospital mierense limpia la sangre que dejó el herido en la pared.
Una de las limpiadoras del hospital mierense limpia la sangre que dejó el herido en la pared. / J. M. PARDO

Tras ser agredido por el individuo con el que discutió, fue trasladado al HUCA donde intentaban anoche evitar la amputación

MARTA VARELA MIERES.

El barrio mierense de La Vega, conocido como Nuevo Santullano, fue escenario ayer de un trágico suceso en torno a las cuatro y media de la tarde. Dos jóvenes salieron dando voces «de no sabemos dónde», coincidieron en explicar varios testigos presenciales según quienes «cuando quisimos darnos cuenta uno de ellos no paraba de sangrar por un brazo mientras corría hacia Urgencias». Todos ellos reconocieron que «no sabemos muy bien lo que pasó». Todo comenzó en un bar próximo al Hospital Vital Álvarez-Buylla. Dos individuos, al parecer, de una misma familia, iniciaron una discusión en el local que continuaron en la calle. La pelea se zanjó cuando uno de ellos agredió al otro con un hacha causándole lesiones de gravedad en una mano que podría derivar en una amputación de la misma, según fuentes sanitarias.

El herido, de 41 años, fue atendido de urgencia en el Hospital Álvarez-Buylla, situado a escasos 150 metros del lugar de la reyerta. Debido a su gravedad y tras recibir las primeras curas fue trasldado al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para ser atendido en el área de Cirugía Plástica donde al cierre de esta edición se encontraba en el quirófano con pronóstico muy grave.

El presunto agresor, según aseguraron varios de los testigos de la pelea, también podría estar herido se dió a la fuga tras el incidente. «Se marchó corriendo y manchado de sangre, dejó un buen reguero de sangre en los boxes de Urgencias». La Policía Nacional y la Guardia Civil confirmaron que lo tienen identificado. Un amplio dispositivo de agentes se ha desplegado por el concejo y confían en encontrarlo en las próximas horas. Según ha podido saber EL COMERCIO podría tratarse de un joven con antecedentes por uso indebido de arma blanca, y por manejar katanas. De hecho, varios testigos consideran que pudo utilizar un arma de este tipo para herir al otro joven. Los vecinos del barrio aseguran que se trata de un hecho aislado y condenaron la agresión.

Fotos

Vídeos