«Mieres era una bomba de relojería, no era posible un presupuesto»

El vicealcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez. / JUAN CARLOS ROMÁN
El vicealcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez. / JUAN CARLOS ROMÁN

«El Ayuntamiento gastaba dos millones y medio de euros más de lo que ingresaba al año. Y eso costó pararlo. Por eso, no hubo presupuesto antes» Manuel Ángel Álvarez Vicealcalde de Mieres y concejal de Economía

A. FUENTE MIERES.

El equipo de gobierno de Mieres dio el miércoles luz verde a su primer presupuesto en siete años, también rompió así la prórroga desde 2009. La cuantía es de 36,4 millones de euros. Solo Izquierda Unida votó a favor; el resto de grupos -PSOE, PP y Somos- rechazaron la propuesta. Manuel Ángel Álvarez es el vicealcalde pero también es el coordinador del equipo de gobierno y responsable del área de Economía y Empleo.

-Admitía que la noche previa al Pleno (del miércoles) ni durmió antes del Pleno del presupuesto. ¿Después de siete años, había mucha presión?

-Bueno, fue un comentario un poco irónico. Pero sí, es cierto que ha sido la primera sesión de este tipo y había presión y un nudo en el estómago. Para mí era un Pleno especial, el primer presupuesto; era importante hacerlo bien. Evidentemente, hay una explicación para que haya tenido que pasar todo este tiempo.

«Hay 2,6 millones de euros de inversión en el presupuesto y otros tres del remanente»

-¿Por las dificultades económicas?

-El problema de Mieres fue que llegamos al Ayuntamiento con un nivel de deuda histórica. Había una ilusión financiera, de muchos años, en la que entraba mucho dinero que, de repente, se acabó. Y se siguió gastando al mismo ritmo. El Consistorio gastaba dos millones y medio más que lo que ingresaba al año. De ahí venía esa deuda. Lo que sucedía es que eso era imposible pararlo de un día para otro, porque para detenerlo había que quitar servicios que se prestaban a los ciudadanos por valor de esa cantidad. ¿Qué hacemos, despidos, dejamos de recoger la basura? Nosotros tomamos una serie de decisiones, acertadas o equivocadas, de cambiar el modo de prestar los servicios, que no habría despidos pero sí intervenimos en los salarios... todo eso no fue automático, porque era imposible y porque nos encontramos con la plantilla y con la oposición. Poner en funcionamiento el nuevo sistema de recogida de basuras (se cambiaron los cubos por contenedores) fue una medida que supuso un millón de euros menos al año, tardamos año y medio. Por lo tanto, en ese tiempo, seguíamos gastando más de lo que deberíamos. Por eso, no podíamos presentar un presupuesto antes. Durante nuestro primer mandato nos fue imposible cuadrar la cuenta. Sabíamos que estábamos sentados sobre una bomba de relojería, y en una situación de prórroga era más fácil dar respuesta a los imprevistos que se presentaban en Mieres. Habíamos tomado decisiones, sobre todo en materia de personal, que se podrían dar la vuelta, y tener que pagar cantidades por sentencia judicial, como así fue.

-Pero en el segundo mandato, se llegó a anunciar en un par de ocasiones un borrador que después no se llevó a cabo.

-El primer año del segundo mandato teníamos una reclamación de tres millones de euros por el derribo de la subestación eléctrica de La Mayacina; salimos indemnes de ese pleito. Después comenzamos a plasmar el primer borrador, entonces rompimos la regla de gasto debido a que llegaban las sentencias de los planes de empleo de 2015, más de medio millón de euros. Tuvimos que hacer otro informe económico para regresar la senda y cumplir. Hubo que recortar y no contábamos con ello. Nunca nos podíamos comprometer a nada. Había minas que podían estallar, como así fue. Nos hubiera gustado tener un presupuesto antes. Acabaremos el año con un millón de euros de deuda cuando veníamos de deber 29.

-Anuncian mucho dinero para inversiones, 2,6 millones de euros.

-Y vamos a poder destinar otros tres millones, procedentes del remanente, que se van a dedicar a dar respuesta a las muchas necesidades vecinales. Van a ser casi seis millones.

-¿Se podrá destinar todo lo previsto de ese remanente?

-Se está estudiando en el Consistorio el decreto de Gobierno del PP publicado en el BOE. Pero el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, como vicepresidente de la FEMP, fue uno de los artífices de la negociación con Cristóbal Montoro para poder dar salida a ese dinero. La intención es gastar esos tres millones de euros en inversiones financieramente sostenibles.

Posturas políticas

-La oposición les acusa de falta de transparencia.

-El presupuesto no deja de ser el documento que expresa las intenciones políticas de un equipo de gobierno para el ejercicio. Esa crítica de la oposición la llevo escuchando desde el primer día que entré en esta casa. Creo que no se nos puede acusar de eso, pero bueno, es el discurso que tienen pero no es real. Los vecinos, lo notan.

-También les acusan de haber incrementado los impuestos de forma considerable.

-La oposición mezcla tasas e impuestos. La ley nos obliga a cobrar lo que cuesta un servicio. Y los ayuntamientos nos nutrimos de esos impuestos para poder llevar a cabo otra serie de políticas y servicios. Si las administraciones regional y nacional hicieran más ingresos en vez de reducirlos, los municipios no tendríamos que mirar tanto a nuestra competencia. Pero eso no es así y no lo será en un futuro. Pero lo que sí sucede es que tenemos que hacer frente al coste de servicios que deberían ser del Principado por convenio, no envían el dinero suficiente. Y qué vamos a decir del Estado... hay impuestos, como la Plusvalía, que declaran ilegal y que llevamos dos años para que nos den una solución. Es importante centrarse en la verdadera financiación de los ayuntamientos, que somos los organismos que más cerca estamos de los ciudadanos y que antes tenemos que responder. Es cierto que en nuestro primer año de gobierno se subieron los impuestos y, a partir de ahí, no se tocaron. Sí que se tomaron medidas para buscar impagos de tasas e impuestos. Se hizo, por ejemplo, un actualización catastral que, efectivamente, fue muy impopular. Pero lo que hizo fue aflorar más de mil referencias que estaban ocultas. Eran casas, piscinas, chalés, centros comerciales... que estaban construidas y que no habían pagado nunca IBI, una obligación para cualquier ciudadano. Esa revisión supuso incrementar en más de un millón de euros los ingresos. Más que una subida, hubo un control.

-El portavoz del PP, José Manuel Rodríguez, 'Lito', ironizó sobre el 'milagro económico' logrado. Le llamó San Manuel de Turón, en comparación con San Montoro.

-Bueno, yo no me creo artífice de nada. Creo que toda la sociedad mierense ha sido la responsable de la recuperación económica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos