Mieres cierra con «éxito» su feria navideña y mira desde hoy a las rebajas

Uno de los puestos de la feria de Navidad, que ha permanecido abierta desde el 22 de diciembre. / PARDO
Uno de los puestos de la feria de Navidad, que ha permanecido abierta desde el 22 de diciembre. / PARDO

«Muchas de las tiendas abren el domingo porque no se puede perder un solo día de ventas», afirma la asociación de comerciantes

A. FUENTE MIERES.

Anoche -a las 21.30 horas- se clausuró la Feria de Artesanía y Comercio de Mieres que ha permanecido abierta desde el pasado 22 de diciembre para animar las compras en el concejo. Más de cuarenta puestos estuvieron presentes en la carpa instalada en el Parque Jovellanos. La asociación de comerciantes del Caudal señala que ha sido una edición «con éxito de publico» y que hay satisfacción entre los usuarios por la cantidad de actividades que tuvieron lugar y por parte de los expositores.

En cuanto a los comercios, la presidenta del colectivo, Loli Olavarrieta, señaló ayer que ha sido un mes de diciembre «flojo» en lo que a ventas se refiere. «Sí hubo un repunte significativo antes de la fiesta de Reyes en los sectores tradicionales para los regalos, sobre todo en tiendas de ropa y equipamientos deportivos».

Ahora el sector, continuaba la responsable del colectivo, mira directamente a una campaña de rebajas que comienza hoy. «Hay muchos minoristas que ya han expresado su intención de abrir el domingo porque así lo hacen las grandes superficies comerciales. También, porque es la primera jornada oficial del calendario de descuentos y los comerciantes no están en situación de perder un solo día de ventas».

Olavarrieta dijo que, tal y como está planteada la campaña en la actualidad, «es preciso ofrecer al cliente el máximo descuento posible desde el inicio para poder sacar todo el material del almacén. Ya no tiene sentido comenzar con descuentos de un 20%, como antes, cuando los centros comerciales llevan ya todo el mes de diciembre con recortes en el precio de más del 30%».

Olavarrieta se ha mostrado muy crítica desde que el Gobierno de Mariano Rajoy liberalizó en 2012 los calendarios comerciales, ya que asegura que solo beneficia a las grandes superficies. Desde entonces, cada establecimiento es libre de decir cuándo es periodo de rebajas, siempre y cuando identifique la fecha de inicio y fin al consumidor. Para el colectivo del Caudal, y tras experimentar su funcionamiento en estos últimos seis años, el mecanismo -que fue aprobado para incentivar el consumo y crear empleo- ha tenido un efecto negativo en el cliente.

«El consumidor ha perdido interés por este tipo de iniciativas. Es que parece que siempre estamos de saldo. Si no son las rebajas, es el Black Friday, que ya no es un solo día, se ha alargado durante toda una semana». Olavarrieta advierte de que un minorista no puede mantener un nivel constante de descuentos en sus productos. «Hay que tener en cuenta que nada abrir la persiana del establecimiento se están generando una serie importante de gastos, como son impuestos, la cuota de autónomos o consumos energéticos. Hay que sacar dinero para cubrirlo y para generar, por lo menos, un sueldo que dé sentido al autoempleo. Y así no es posible».

La responsable del colectivo animó a los vecinos «a dar luz a las calles comprando en las tiendas de sus localidades» y defendió, además, la «calidad» de los productos. «El pequeño comerciante lo que ofrece rebajado es lo que ya tenía en su tienda, no hace como las grandes cadenas, que sacan material específico».

Temas

Mieres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos