Mieres congela por cuarto año seguido las tasas municipales y baja el IBI urbano

IU quiere atraer nuevos proyectos empresariales en La Cuadriella y Ablaña bonificando el impuesto sobre construcciones en ambos polígonos

MARTA VARELA MIERES.

El gobierno de Mieres congelará los impuestos municipales por cuarto año consecutivo, manteniendo además bonificaciones y exenciones en las principales tasas (agua, basura, alcantarillado, escuela de 0 a 3 años o servicio de ayuda a domicilio). El objetivo de esta medida, sostienen, es «que paguen menos los que menos tienen».

Todas las tasas municipales se congelan pero, además, el Gobierno local plantea reducir el IBI urbano a 0,877 -en la actualidad el tipo está en 0,926- para evitar que los vecinos del concejo paguen más como consecuencia de la política del Gobierno de Mariano Rajoy, que ha provocado una subida generalizada del IBI desde 2014. Con esta decisión, explica el concejal de Hacienda, Manuel Ángel Álvarez, «la mayoría de vecinos de Mieres no tendrán que pagar más por el IBI sino que incluso, en muchos casos, tendrán una ligera rebaja en este impuesto».

El gobierno municipal plantea aplicar también una bonificación del 50% en la cuota del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (la viñeta) para vehículos con motor eléctrico y del 25% para los de motor híbrido. Además, en la bonificación del 60% del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras se incluirán los polígonos de La Cuadriella y Ablaña con el objetivo de «estimular la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales en estas áreas», apunta el concejal.

La propuesta del gobierno mierense se basa, por tanto, en la congelación de los impuestos municipales, en reducir el tipo del IBI urbano para evitar una subida del recibo como consecuencia de las decisiones del Gobierno central, en seguir potenciando las exenciones y bonificaciones para garantizar que quien menos tiene pague menos y en promover la actividad económica y la creación de empleo.

Todo apunta a que la reducción del IBI sería una decisión que contaría con el beneplácito del resto de formaciones políticas con representación municipal. En lo relativo a las reducciones y bonificaciones del resto de las tasas, la oposición aún no se ha pronunciado. Eso es debido a que, por el momento, no han estudiado la propuesta del ejecutivo local, ya que no se les ha presentado ni se les ha dado oportunidad de presentar sus propias propuestas.

El Ayuntamiento de Mieres lleva siete años de prórroga presupuestaria que podrían continuar el próximo ejercicio. A pesar de que el pasado mes de julio, el equipo de gobierno de IU se había comprometido con los vecinos del municipio a presentar unas cuentas para 2018, la aprobación de las mismas no entra en los planes más inmediatos del ejecutivo mierense. De las mismas, se esperaba que un millón pudiese dedicarse a inversiones en mejoras en la zona rural y el casco urbano. Con todo, el compromiso del ejecutivo local es adoptar las medidas anunciadas en cuanto a tasas e impuestos municipales.

En fechas pasadas se había hablado de unas cuentas anuales -que deberían entrar en vigor el 1 de enero- con un montante superior a los 29 millones de euros y un gasto en materia de personal que consumirá la mitad aproximadamente. Una cifra que suponía casi ocho millones menos que los últimos presupuestos aprobados en el Consistorio mierense. Las ultimas cuentas se aprobaron en 2009 y entonces el grupo municipal de IU votó en contra, pero lleva operando con ellas desde su entrada en el gobierno local.

Temas

Mieres, Ibi

Fotos

Vídeos