Mieres no quiere quemar residuos

Vistas de la térmica de La Pereda desde la localidad mierense de La Rebollada. /J. M. Pardo
Vistas de la térmica de La Pereda desde la localidad mierense de La Rebollada. / J. M. Pardo

Vecinos, políticos y ecologistas se unen para impedir la incineradora en la central de La Pereda

JUAN SAN MARTÍN

«Rechazo total» a la incineración de residuos en la central de La Pereda, en Mieres. Es la postura que mantienen tanto los vecinos de la zona, la plataforma antitérmica, la Coordinadora Ecologista de Asturias, además del Ayuntamiento de Mieres. La quema de basura en el municipio es una iniciativa promovida por el Principado, en colaboración con Hunosa, que pretenden llevar a cabo en la central térmica. Las instalaciones son propiedad de la hullera. Se trata de una planta que entró en funcionamiento en 1995. ¿Su objetivo? Producir electricidad, quemando carbones de muy baja calidad, residuos de escombreras y restos de madera.

Los vecinos de los pueblos de alrededor están preocupados ante la llegada de esta nueva actividad a la zona. «Es una aberración lo que quieren poner aquí», considera Cristina Menéndez, vecina de Ablaña. Desde hace doce años es propietaria de una tienda en Mieres, está a pocos metros de la térmica. «La preocupación es grande desde hace tiempo. No sabemos lo que queman ahora, así que con esta nueva incineradora esto irá a peor. Lo que van a destruir ahí no es bueno, producirá gases», dice, asegurando que «solo traerá más contaminación a esta parte del concejo». Esta empresaria reta a que «alguien se atreva a hacer un estudio sobre cómo afectó la térmica a la mortalidad en esta zona, de hace quince años en adelante. No solo a personas, también a animales y plantas».

Pilar Canteli, vive en Cardeo desde hace 60 años. Es uno de los pueblos más cercanos a la central y afirma que «no solo es contaminación lo que nos deja la central. Huele mal y hay unas partículas que se quedan pegadas en los cristales. Además, a mí, por culpa de la actividad de la térmica, me han brotado varias grietas en casa. Lo peor es por la noche».

«Alguien tiene que atreverse a hacer un estudio sobre cómo afecta la térmica en la salud de la población que vive aquí»

«Alguien tiene que atreverse a hacer un estudio sobre cómo afecta la térmica en la salud de la población que vive aquí» cristina menéndez - vecina de ablaña

Marta Abad es la presidenta de la asociación de vecinos de Cardeo.Para ella, «es una barbaridad poner ahí una incineradora. Bastante mal lo están haciendo ya como para encima aguantar eso. Ahora, se nos junta el vapor que sale de esta térmica con el que viene de la central de Soto de Ribera. Parece que no afecta, pero de ahí salen una especie de materiales negros que sí que se notan en los coches al día siguiente. Aprovechan la noche para quemar, no sabemos qué». La presidenta de Cardeo no piensa quedarse con los brazos cruzados si el proyecto del Principado prospera. Asegura que organizarán concentraciones y se movilizarán para tratar de impedir que entre en funcionamiento.

En el entorno de las instalaciones de la hullera se encuentra el hotel Cardeo. José Luis García es el gerente y también cree que «es una barbaridad todo lo que están haciendo. Una provocación y un desprecio a los vecinos por parte de Hunosa, Cogersa y del Gobierno del Principado». A él le preocupa, además de por la salud, porque «puede perjudicar al negocio». En su caso, ha presentado varias denuncias sobre la actividad de la térmica pero, según dice, nadie le ha contestado. «Me he quejado por el exceso de ruido que emite la central, el impacto visual que provoca en los pueblos del entorno, por el polvo, la contaminación ambiental que tenemos. No encontramos la forma de comprobar cómo afecta a la zona, y Hunosa y la Administración Local tampoco nos facilitan datos así que no tenemos una tarea fácil», comenta el gerente del hotel que lleva en marcha desde hace dos décadas.

«Es una barbaridad poner ahí la incineradora. Ya lo están haciendo mal como para encima aguantar esto ahora»

«Es una barbaridad poner ahí la incineradora. Ya lo están haciendo mal como para encima aguantar esto ahora» josé luis iglesias y marta abad - vecinos de cardeo

Las alegaciones

Además de empresario, José Luis García también es miembro de la plataforma antitérmica. Se trata de un colectivo que trabajó a marchas forzadas durante la semana pasada para presentar las alegaciones contra la ubicación de la incineradora en La Pereda. El plazo para entregarlas finalizó el pasado viernes, día 3. «Estuvimos buscando mucha información sobre la incineradora para saber a qué nos enfrentábamos y en qué nos podía afectar. Planteamos que puede contaminar la zona, porque en estos residuos que quieren quemar puede haber de todo. No puede ser bueno», defiende José Manuel Montero, presidente de la agrupación. Subraya además que «a mí no me pareció ver que apareciera esta iniciativa en el programa electoral de ningún partido político de la región».

El presidente de la plataforma desgrana el contenido de las alegaciones presentadas y destaca que «en algunas, solicitamos que se anule este plan y que se haga uno nuevo en el que se descarte la incineración de residuos». Comparte la opinión de que «si la minería cierra en el 2018, con el consiguiente cese de la actividad, la térmica no puede continuar solo con la quema de residuos. La puesta en marcha de la incineradora sería una pésima noticia para Mieres y para sus vecinos».

«Lo peor que hay»

La quema de CSR (Combustible Sólido Recuperado) es otra de las ideas que Principado y Hunosa también estudian para poner en práctica en la central mierense. «Según he visto, la térmica no reúne las características necesarias para desarrollar esta actividad. Además, la quema de este tipo de productos genera más contaminación incluso que el carbón», subraya.

«Es una provocación y un desprecio a los vecinos. Alegamos que se anule el plan y que se descarte la incineración»

«Es una provocación y un desprecio a los vecinos. Alegamos que se anule el plan y que se descarte la incineración» josé luis garcía - Gerente del hotel Cardeo y miembro de la plataforma

La Coordinadora Ecologista de Asturias comparte esta opinión. «La Pereda es una central para quemar carbón y maderas, nada más. No está preparada para tener una incineradora, no hay ninguna preparada para esto», comenta Fructuoso Pontigo, portavoz del colectivo. El ecologista dice que «no tiene sentido poner un sistema de este tipo en Mieres, cuando la población de Gijón o Carreño ya lo rechazaron previamente». Y advierte de que «no solo afectaría a los pueblos de alrededor de la térmica, sino también a las localidades de un radio de 15 kilómetros. La quema de residuos es lo peor que hay, con una mezcla de muchos productos. Es la mayor fuente de contaminación, ya que genera dioxinas y furanos que puede llegar a ser perjudiciales para la salud».

Sistema de residuos cero

Desde la Coordinadora Ecologista de Asturias abogan por promover el sistema de reciclaje, algo con lo que coinciden desde el Ayuntamiento de Mieres. «Apostamos por el sistema de residuos cero. Desde el Consistorio llevamos promoviendo la idea del reciclaje desde 2014, gracias a la compostadora y al llamado quinto contenedor para los productos orgánicos», detalla Delia Campomanes, concejala de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento mierense.

Es la misma línea que defiende la plataforma antitérmica. «Hay que apostar por el plan de reciclaje que tienen en Europa, donde hay algunas grandes ciudades que reciclan en torno al 60 y 70% de la basura», subraya José Manuel Montero. ¿En alguna ocasión pensaron en pedir el cierre de la térmica? «Es una opción que no se ha planteado», responde Montero.

El equipo de gobierno municipal «rechaza de manera frontal la iniciativa de la incineradora. Políticamente, no estamos por la labor de aceptar esta propuesta. Ya presentamos las alegaciones pertinentes», dice la edil, antes de zanjar que «no queremos que Mieres se convierta en el vertedero de Asturias».

La Concejalía de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento defiende que la central no reúne las condiciones necesarias para la quema de residuos. «Habría que remodelar todo el equipamiento, que en un principio estaba destinada a la quema de carbón y maderas. Tampoco se contempla la quema del llamado CSR», apunta Campomanes, quien añade que «esta iniciativa no sería viable ni económicamente ni medioambientalmente».

Temas

Mieres

Fotos

Vídeos