Mieres vuelve a precisar del comedor social y aumenta un 13% los servicios

Mari Luz Baeza, de Cáritas; Fernando Martínez, director general de Caja Rural; Bernardo Sopeña, del Banco de Alimentos, y José María Quirós, presidente de la entidad bancaria. /  PARDO
Mari Luz Baeza, de Cáritas; Fernando Martínez, director general de Caja Rural; Bernardo Sopeña, del Banco de Alimentos, y José María Quirós, presidente de la entidad bancaria. / PARDO

Amicos cierra 2017 con un total de 7.300 menús, y rompe la tendencia a la baja que se registraba desde 2012, cuando se sirvieron 8.300

ALEJANDRO FUENTE ARGAME (MORCÍN).

El responsable de la Asociación Mierense de la Cocina Solidaria (Amicos), Carlos Muñiz, que visitó ayer el almacén de la Fundación Banco de Alimentos, en Argame, hizo un primer balance de lo que fue 2017. A mediados del año pasado, estrenó el nuevo comedor social, más moderno y con más capacidad, que se ubica en la Placina de Santa Marina. «Estamos muy contentos y trabajo muy a gusto». Indicó que se ha registrado «una demanda de comidas respecto a 2016, en un 13%», aunque se desconoce el motivo. Han sido más de 7.300 los servicios ofrecidos.

Uno de los fenómenos que se ha detectado a lo largo del último ejercicio es que ha regresado gente que había estado hace años, con el inicio de la crisis. «Dejaron de acudir por un tiempo y se han visto obligados a regresar», señaló Muñiz. No obstante, también indicó que, con el nuevo local, hay más capacidad de ofrecer comidas y ahora también un servicio de desayunos. «Las cenas todavía no las ofrecemos, se trata de una serie de trabajos que realizamos con voluntarios y dependemos de ellos», apuntó.

En el comedor social se sirven casi cuarenta comidas todos los días. Los usuarios deben abonar un euro para acceder al local. «Tampoco es obligatorio, más bien diría que es simbólico», explicó el presidente. Con el tiempo, este recurso ha ido ganando usuarios; la asociación contabiliza que hay unos 150 comensales al año.

Pico de demanda

En los últimos años, Amicos había registrado un descenso del número de comensales que acudían al centro. El pico de mayor demanda fue en 2012, con un total de 8.300 servicios. Un número que iba bajando, hasta que, en 2016, fueron cerca de las 6.500 los servicios ofrecidos. En 2009 se ofrecieron unas 5.000 comidas. En 2012 y 2013 las cifras se situaban en las 8.000 comidas al año.

La agrupación -cuyo objetivo es la erradicación de la pobreza y exclusión social- lleva en funcionamiento desde 1998, cuando se puso en marcha con la idea de crear un comedor social para atender a los más desfavorecidos del municipio y a los transeúntes. Desde entonces, han ido creciendo poco a poco pero con firmeza y siempre ayudando a los demás. Amicos quiere ayudar a los más débiles a que no se desprendan de la sociedad e intentar darles una calidad de vida mejor. Además, se sirve la comida a quienes no tienen medios para tomar un plato caliente. También se ofrece ayuda a través de otras asociaciones, cediendo alimentos y colaborando «en todo lo posible».

Primeros pasos

En la primera ubicación del comedor, en el local parroquial de La Peña, los voluntarios de la asociación sirvieron el primer menú. Fue en el año 2000. En 2001, se trasladaron a una nueva sede, en la calle Clara Campoamor, donde estuvieron hasta hace poco más de seis meses. «El anterior local se había quedado pequeño y contaba con poca ventilación», señaló Muñiz. En la actualidad, la nueva sede de Amicos se encuentra en el barrio mierense de Santa Marina; se trata de un espacio cedido por el Ayuntamiento, «que era una antigua plaza de abastos que tuvimos que reformar», indicó el responsable del colectivo.

El coste de estos trabajos rondó los 130.000 euros. La labor social de Amicos fue elegida por una multinacional para ayudar en la financiación de esta obra. El comedor funciona todos los días de la semana, salvo los domingos. Aunque desde el mes de mayo también ofrecen el servicio de desayuno -de lunes a viernes-, del que se encargan los alumnos del programa Joven Ocúpate, impulsado por el Ayuntamiento de Mieres para menores de 25 años. El objetivo de esta iniciativa es facilitar su entrada al mercado laboral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos