Mina Julita cesa su actividad extractiva de carbón en Lena

Uno de los mineros de Mina Julita sacando un vagón de carbón el pasado mes de septiembre /TPA
Uno de los mineros de Mina Julita sacando un vagón de carbón el pasado mes de septiembre / TPA

La empresa admite problemas de liquidez derivados de imprevistos por la geología de la zona. Espera retomar las labores en días

A. FUENTE POLA DE LENA.

Había muchas expectativas depositadas en Mina Julita en Lena. Fue el pasado verano cuando la empresa Coto Minero anunciaba el inicio de la excavaciones en una antigua explotación de carbón coquizable, en el monte del Mofusu, muy próximo al alto de La Cobertoria. La actividad apenas ha durado poco más de dos meses. Esta semana se echaba el candado a las instalaciones y cesaba la actividad.

¿El motivo? Son varios. El propio empresario, José Antonio Iglesias, explicaba ayer a EL COMERCIO que se han encontrado con dificultades geológicas en las primeras labores que han supuesto gastos imprevistos en estas primeras semanas. Eso, a su vez, ha dejado a la sociedad sin liquidez para hacer frente a los pagos de salarios y de proveedores. Se trata de un problema, añadía, que confía en resolver en pocos días. Espera incluso que se puedan reiniciar las labores a lo largo de la próxima semana.

Pero estas dificultades que atraviesa la empresa ya han dejado las primeras consecuencias. «Sí, hay despidos», admitía Iglesias. De las diez personas que comenzaron este proyecto minero solo quedan cuatro y ahora mismo están de vacaciones. «Por el momento, solo vamos a precisar de una pareja para cada uno de los dos turnos. Algunos también han pedido la baja voluntaria. No obstante, nuestro compromiso es volver a recuperarlos una vez se normalice la situación».

Fuentes sindicales han mostrado su sorpresa ante este cese de actividad. Y es que se cree que hubo una falta de previsión de gastos real por parte de Coto Minero Lena. Los responsables consultados afirman que abrir nuevas galerías supone un importante coste que, en los primeros meses -incluso hasta el año-, no generan beneficio alguno porque no se extrae carbón. Por tanto, que la empresa tenga en dos meses problemas de liquidez apunta a que no se tuvieron en cuenta muchos de los factores que entran en juego en este tipo de actividad.

Preveía la venta de hulla ya

La explotación cerró en 1980, pero la empresa quería reabrirla porque en la cara norte del monte Mofusu quedaba mucho carbón. Y un buen mineral ya que se trata de hulla coquizable, de gran calidad y muy cotizado. De ahí las buenas expectativas que tenían inicialmente tanto los trabajadores como el promotor del pozo. Se explicaba entonces que los potenciales clientes son metalúrgicas y siderúrgicas porque es un excelente carbón para coquerías y acerías.

Las previsiones iniciales apuntaban a que, si los trabajos continúan a buen ritmo, en octubre se podría disponer de cantidad suficiente para empezar a comercializarlo. No ha sido así. Las expectativas del empresario están en conseguir una producción anual cercana a las 50.000 toneladas. Se llegó a calcular que esta explotación lenense podría dar empleo a medio centenar de mineros, cuando estuviera a pleno rendimiento.

La mina reabrió tras más de ocho años de una larga tramitación administrativa. El Pleno del Ayuntamiento de Lena aprobaba en diciembre de 2016, de forma definitiva, el plan especial y el estudio de implantación para la actividad minera. La empresa tuvo que sortear numerosas trabas ambientales y contó con el rechazo de los ecologistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos