«Miré mi mano y vi que había perdido un dedo en una valla»

«Miré mi mano y vi que había perdido un dedo en una valla»
Pablo Andrés Calvo, junto a sus padres. Abajo, Ángel Luis Rubio muestra la valla que seccionó el dedo al joven. / ROMÁN
Mieres

La madre de Pablo Andrés Calvo denunciará al Consistorio por el mal estado de la cancha deportiva de Rioturbio, donde sufrió el accidente

A. FUENTE RIOTURBIO.

Ocurrió en la tarde del pasado domingo. «Estaba con un grupo de amigos. Primero jugamos un poco al fútbol en la cancha pequeña -hay dos, una más grande- y después dimos un paseo». Fue el regresar y cruzar por la cancha cuando el joven Pablo Andrés Calvo -de 16 años y estudiante de ESO- tropezó con un alambre suelto de la valla protectora de la zona de juegos. «Perdí el equilibrio y caí. Puse la mano para protegerme y se me enganchó entre la puerta metálica. Miré la mano y vi que había perdido parte de un dedo. Debía de estar en 'shock', porque no me dolía y miraba como buscando ese hueso que me faltaba», relató el accidentado.

Fueron sus amigos quienes llamaron al 112. «Pero no les hicieron caso», se quejó la madre, Almudena Calvo. El chaval fue a casa y una hostelera de la zona recogió el dedo cortado y lo metió en una bolsa con hielo. «Lo llevé yo misma en mi coche al hospital Álvarez-Buylla. Allí nos dijeron que tenía que ser atendido en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), y ya fue trasladado en ambulancia. Si les hubieran hecho caso en la primera llamada, igual habría salvado el dedo», manifestó la madre en tono quejoso.

Pero no pudo ser. «Me operaron durante dos horas y estuve consciente en todo momento. Vi cómo me limaban el hueso del dedo porque no fue posible reimplantarlo», contó el joven, con el índice de la mano izquierda vendada. «Ahora sí que me duele bastante. Tomo calmantes y antibióticos para evitar infecciones», confesó.

El susto, comentaron ambos en el piso familiar en Rioturbio, fue enorme. «Esa valla lleva mucho tiempo en mal estado y ya se denunció que podría pasar algo», apuntó Almudena Calvo. Por eso, ya han empezado a recopilar información y fotos con un notario «para que quede constancia de todo, porque vamos a llevar al Ayuntamiento de Mieres a los tribunales para que no le ocurra esto a nadie más tras pasarle a mi hijo».

Quejas desde 2013

Fue el secretario de la coordinadora vecinal de la Güeria de San Xuan, Ángel Luis Rubio, -en representación de la asociación de Rioturbio- quien recordó que se había pedido insistentemente el arreglo de sta valla perimetral desde el 2013. «Este colectivo ya ha manifestado a su familia su total apoyo, poniendo a su disposición las copias de los escritos enviados en diferentes fechas solicitando la reparación o reposición de las vallas de cierre en las canchas deportivas de la localidad. Ha sido un dedo, podría haber sido un ojo o un corte a la altura del cuello».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos