Moreno defiende su «inocencia» ante el juicio del lunes en el que se juega la Alcaldía

A. F. G. CABAÑAQUINTA.

El alcalde de Aller, David Moreno, se sienta este lunes en el banquillo de los acusados por el proceso que mantiene abierto por un presunto delito de prevaricación administrativa. «Estoy tranquilo y con ganas de que se aclare todo este asunto porque soy inocente. Yo nunca me ha llevado un solo euro a casa, lo que hay es una discrepancia en la forma de repartir una subvención a una entidad deportiva», declara el regidor, quien fue expulsado en marzo del año pasado del PSOE por este conflicto.

La denuncia partió del PP local a la que se sumó, posteriormente, la Fiscalía. Moreno se enfrenta en este proceso a la inhabilitación para ejercer un cargo público. La primera vista está fijada para las diez de la mañana del lunes en el Juzgado número 2 de lo Penal de Oviedo. Junto a él, estará también su antecesor en el cargo, Gabriel Pérez Villalta, por el mismo asunto. Está prevista la celebración de una segunda vista por este caso para el día 25. La Fiscalía del Principado se querelló en verano de 2014 contra el alcalde de Aller y su antecesor en el cargo «por un delito continuado de prevaricación».

La demanda surge tras denunciar el PP una serie de pagos supuestamente irregulares, a modo de subvención, a la Asociación para la Enseñanza y Promoción del Deporte desde 1995 para el funcionamiento del polideportivo de Sotiello. El fiscal entiende que dichos abonos se concedieron «a sabiendas del carácter injusto y arbitrario de esta concesión, pues no se cumplían los requisitos legales para ello». Moreno manifiesta que tiene ganas de explicar este asunto en sede judicial, ya que la forma de reparto de esta ayuda fue aprobada por la Corporación municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos