Un muerto y un herido grave tras despeñarse su coche en Campo de Caso

Estado en el que quedó el vehículo siniestrado en la AS-117 tras despeñarse desde una senda peatonal. /  SEPA
Estado en el que quedó el vehículo siniestrado en la AS-117 tras despeñarse desde una senda peatonal. / SEPA

El vehículo transitaba de noche por una senda peatonal y cayó por un pronunciado terraplén hasta la AS-117, que une Langreo y Puerto de Tarna

ALEJANDRO FUENTE CAMPO DE CASO.

La caída fue brutal. El coche, un Citroën ZX, transitaba por una senda peatonal hormigonada, que conecta Campo de Caso con el núcleo de Veneros. A la altura del hotel rural Reciegos se apreciaban ayer los restos del vehículo; las marcas en el suelo revelan que las ruedas de la parte derecha se salieron de la estrecha vía. El coche cayó dando varias vueltas de campana hasta posarse sobre la calzada de la carretera AS-117, que une Langreo y el Puerto de Tarna. Ocurrió en la noche del miércoles, pasadas las diez, y por allí no había apenas circulación. El resultado del siniestro fue el fallecimiento de uno de sus ocupantes, Jorge Vega Calvo, de 67 años, más conocido como 'Jorgito el de Veneros'. El conductor, Manuel García, 'Manolín el de Tarna' -de 60-, se encuentra en estado crítico en el Hospital Universitario Central (HUCA) con un severo traumatismo craneal, después de haber perdido mucha sangre en el accidente.

Se dirigían a Veneros. El conductor llevaba al fallecido a su casa. Los vecinos de Campo de Caso, donde ambos son muy conocidos, se mostraban ayer extrañados de que hubieran cogido esa ruta peatonal en lugar de la carretera. «Es una vía por la que entran coches, pero suelen ser los vehículos municipales para la realización de trabajos de limpieza», explicaba ayer el concejal Miguel Ángel Fernández Iglesias. «Para el resto, está prohibido», advirtió.

El coche se despeñó y hasta el lugar se desplazaron los equipos de emergencias tras recibir el aviso, a las diez y media de la noche. En el interior del vehículo estaba el conductor, que fue atendido por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). También acudieron los bomberos del parque de San Martín del Rey Aurelio y agentes de la Guardia Civil de Tráfico. La actuación se dio por finalizada una hora más tarde. Pero no sabían que en el interior viajaba una segunda persona.

El fallecido, Jorge Vega, fue encontrado en la pendiente tras salir despedido del turismoEl Sepa, en un principio, no se percató de que el conductor viajaba con otro acompañante

La noticia del siniestro corrió como la pólvora por el pueblo. Al saber que el accidentado era 'Manolín el de Tarna', los vecinos enseguida se percataron de que no viajaba solo. «¿Dónde está Jorge?», preguntaron. A medianoche, los efectivos del Sepa regresaron al lugar del siniestro a buscarle. A las 00.55 horas los bomberos informaron de que habían le localizado. Había salido despedido del coche en la caída. Todavía estaba con vida, pero murió a los pocos minutos, y los sanitarios no pudieron hacer nada debido a la gravedad de las heridas. La Guardia Civil de la Comandancia de Gijón señaló que se levantó el cadáver pasadas las tres y cuarto de la madrugada.

Persona muy querida

Fue la suma de una posible imprudencia -por circular por una senda peatonal-, que unido a la mala suerte, provocaron el trágico desenlace. Marigel Álvarez, quien regenta el hotel rural Reciegos, por donde pasa la senda, mostraba el lugar del siniestro y el desnivel -casi vertical- por donde se precipitó el turismo. «Si se hubiera salido unos pocos metros más adelante -dice señalando la pendiente del camino- el coche habría sido detenido por ese roble; lo mismo un poco antes, donde también hay una intensa vegetación». Pero no fue así y el vehículo fue a aterrizar en la carretera, dejando tras de sí un reguero de restos.

Se sabe en el lugar donde cayó, pero no por dónde accedió. La senda da comienzo detrás del centro de interpretación del Parque Natural de Redes y allí se indica claramente la prohibición de circular con vehículos. Pero, a los pocos metros, el camino se cruza con una pista que da acceso al hotel rural donde finaliza, por donde sí pueden pasar los coches. A partir de ese punto, la senda continúa y ya sí que estaría prohibido el tránsito de vehículos; pero ahí no hay señal alguna.

El cuerpo de Jorge Vega Calvo fue trasladado ayer al tanatorio de Pola de Laviana. El funeral está previsto para hoy a las doce del mediodía en la iglesia parroquial de Campo de Caso. «Era una persona muy querida en el pueblo. Todo el mundo lo conocía», señalaba uno de los vecinos, consternados por la noticia. El comentario lo hacía Umberto Fernández quien hablaba del asunto con otros parroquianos en un local hostelero de la localidad. «Todo el mundo le quería, trabajó durante años en la piscifactoría. La noticia ha caído como una losa en el pueblo», afirmaba Marigel Álvarez. El exalcalde de Caso, Tomás Cueria, también se mostró afectado por el fallecimiento del vecino de Veneros, al que conocía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos