Objetivo: proteger la montaña central

El programa europeo Leader repartirá 1,3 millones de euros en ayudas a los proyectos elegidos | El grupo de Desarrollo Rural Montaña Central de Asturias pone en marcha la convocatoria para subvencionar nuevas empresas en los pueblos

Objetivo: proteger la montaña central
Uno de los problemas tiene como objetivo la formación para la conservación y el cuidado del medio rural. / J. M. PARDO
ALEJANDRO L. JAMBRINA

Desde el pasado día 3 de enero, el Grupo de Desarrollo Rural Montaña Central de Asturias tiene abierta la convocatoria 2018 para solicitar las ayudas al desarrollo rural del programa europeo Leader. La entidad cuenta en esta ocasión con un presupuesto total de 1,3 millones de euros a repartir en la convocatoria. El plazo de presentación de solicitudes estará abierto hasta el próximo 15 de abril y se podrán tramitar poniéndose en contacto con la gerencia de la asociación por vía telefónica o por correo electrónico para concertar la reserva previa, una cita para presentar la documentación pertinente. El procedimiento está debidamente detallado en la página web (http://www.mcasturias.org).

Esta convocatoria se diferencia de las anteriores ediciones en que habrá un único plazo de solicitud y las ayudas se ejecutarán en tres anualidades, entre 2018 y 2020. No cambiará el perfil del solicitante. A las ayudas pueden optar empresas privadas, emprendedores, entidades locales y asociaciones sin ánimo de lucro que estén ubicadas en el Caudal –Aller, Lena, Morcín, Riosa, Ribera de Arriba y las zonas rurales del concejo de Mieres–. «Las ayudas no están dirigidas únicamente a actuaciones directas sobre el medio rural, pero sí a solicitantes con diferentes perfiles y sectores, que estén enmarcados geográficamente en las zonas rurales señaladas», concreta José Ramón Diéguez, gerente de la entidad.

Diferentes perfiles

Del presupuesto total habilitado en esta convocatoria, la mayoría –1,1 millones– irá destinado a empresas ya constituidas que planteen la ejecución de un plan de mejora, remodelación, crecimiento o expansión del negocio. «Buscamos perfiles empresariales variados, desde explotaciones agrarias, industrias agroalimentarias o inversiones genéricas en la región como pueden ser un hotel, una carpintería o un restaurante», matiza Diéguez.

La empresa mierense Vecamarti, especializada en la fabricación de cables de mando para vehículos de automoción, fue una de las beneficiarias de estas ayudas el pasado septiembre de 2017. «La convocatoria Leader coincidió con un momento en el que la empresa estaba desarrollando una nueva línea de producción, por lo que decidimos intentarlo. Esta aportación fue vital a la hora de comprar nueva maquinaria. Además, aún seguimos recibiendo parte del dinero por lo que seguimos mejorando y ampliando las líneas productivas con el fin de minimizar nuestros costes», apunta Néstor Martínez Llamas, socio administrador de Vercamarti. La empresa recibió un total de 41.800 euros repartidos en dos pagos.

Desde el colectivo de la Montaña Central explican que otra partida presupuestaria va dirigida a los nuevos emprendedores del campo, en lo que se conoce como «tique de empleo» y que está destinado a todos aquellos parados que se constituyan como autónomos y que no hayan realizado ninguna inversión inicial. En este caso, las ayudas podrán ascender a un máximo de 25.000 euros, «pretendiendo cubrir entre el 30 y el 50% de la inversión».

Los proyectos

Un ejemplo de emprendedor beneficiario en la convocatoria del año pasado es el caso de Carlota Díez Castañón y su negocio en Lena centrado en la venta de productos de alimentación ecológicos y donde también se imparten charlas y talleres para ayudar a la gente a llevar un estilo de vida más saludable. «La idea de este negocio partió de una pequeña asociación que gestionaba junto a mi hermana de manera altruista, a través de la cual concienciábamos a la gente sobre ecología y estilos de vida más naturales. Vimos que el proyecto crecía y que necesitábamos ampliar nuestros servicios y adquirir un local, por eso decidimos solicitar la ayuda del proyecto Leader», comenta Díez. En este caso, la cuantía económica otorgada fue la máxima posible, 25.000 euros de los cuales recibieron 7.500 el pasado año, otra cantidad similar este ejercicio y los 10.000 euros restantes en 2019. «La verdad es que esta ayuda fue crucial para poder emprender. Tener un colchón económico como éste permite que ofrezcamos muchos más servicios, no nos privamos de ofrecer ningún producto y el local se puede mantener sin problemas», celebra Díaz.

Por último, también se conceden ayudas a proyectos desarrollados por entidades públicas o privadas sin ánimo de lucro. Entre estos perfiles se pueden encontrar iniciativas que ayudan a la formación profesional, a la mejora de infraestructuras a pequeña escala, al fomento del ocio y la cultura o al mantenimiento y a la restauración del patrimonio cultural de los pueblos en las zonas de actuación. Este es el caso de la Agrupación Para el Desarrollo Sostenible y la Promoción del empleo Rural (Adesper). Se trata de una organización sin ánimo de lucro, con sede en Somiedo, que nace para ofrecer formación para el cuidado y la conservación del medio rural. «Nos presentamos a las ayudas Leader 2017 y tuvimos la suerte de que nos concedieran 34.000 euros. Nos subvencionaron cinco de los proyectos formativos que presentamos para desarrollar en diferentes lugares de la Montaña Central. Uno de ellos se centra en el cuidado y la conservación de los castaños. El curso está dirigido a profesionales del sector que quieran ampliar sus conocimientos como forestales o ingenieros, y también a particulares. Para estas formaciones se realizan salidas conjuntas en las que se ponen en practica los nuevos conocimientos in situ. También realizamos otros proyectos relacionados con el cultivo de setas o plantas poco comunes o cultivos ecológicos», señala Juan Antonio Sánchez, presidente de la agrupación. Desde Adesper también fomentan iniciativas «que tengan como fin último la creación de empleo en el medio rural», habiéndose logrado ya la formación de varias asociaciones «o incluso un vivero colectivo que podrá dar trabajo a varias familias de la zona». Es un caso más de los proyectos que han sido impulsados gracias a las ayudas Leader, como explica Sánchez. En su opinión, «sin esta subvención no habría sido posible hacer todo esto, que nos hayan adelantado el dinero ha sido fundamental también para poder asegurar todos los cursos y las actividades».

Asturias es una de las comunidades que, según su experiencia a nivel nacional, «mejor está haciendo las cosas y donde estos fondos han sido mejor planteados y tienen una mayor productividad, esperemos que continúen así muchos años», concluye.

Datos de participación

La Asociación para el Desarrollo Rural de la Montaña Central de Asturias actuará como coordinadora del proyecto y de las propias ayudas cuando las iniciativas hayan sido aprobadas. La entidad sin ánimo de lucro se constituye como Grupo de Acción Local con el objetivo básico de «la gestión de los programas de desarrollo rural elegidos», detalla Diéguez. La junta directiva y la asamblea de la asociación cuentan además con un representante por cada uno de los seis ayuntamientos de la comarca que participan, además de los diez representantes privados de diferentes sectores económicos del área de la Montaña Central de Asturias. Desde la propia agrupación aseguran que las estimaciones de solicitudes para este ejercicio son muy positivas. «De momento, tenemos seis solicitudes pero aún estamos en la etapa inicial Esperamos superar los datos del año pasado. En las dos convocatorias pasadas reunimos 143 peticiones y, además, en la del año pasado cerramos con éxito al haber comprometido la totalidad de los fondos asignados por el Principado», concluye Diéguez.

La convocatoria está abierta y los emprendedores de la Montaña Central apuran a reunir la documentación necesaria para dar el salto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos